Gobierno arremete contra Endesa y dice que aguas no tienen privilegio

Autoridad se refirió a la demanda de la española. El director general de Aguas, Rodrigo Weisner, dijo que este enfoque impide dar prioridad al uso eléctrico del agua. El Diario Financiero, 13 de marzo de 2008.


“El Código de Aguas fija que no hay diferencias ni privilegios en el uso del agua, inclusive para el agua potable y por eso no puede ser que la generación eléctrica pretenda tener una prioridad”.

Este es el argumento central de la respuesta con la que el gobierno, a través del Consejo de Defensa del Estado (CDE), enfrentará la demanda que Endesa Chile presentó para evitar que el control y administración de sus embalses pasen a manos de las juntas de vigilancia.

Así lo indicó Rodrigo Weisner, director general de Aguas, organismo que junto a la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), ambas dependientes del Ministerio de Obras Públicas, elaboró el documento que presentará ante el Tercer Juzgado Civil, donde la causa está radicada.

– ¿Cuál es la posición del Estado en esta demanda?

-Nuestro argumento central se basa en que el Código de Aguas no establece diferencias respecto de unos usuarios y otros, mucho menos contempla privilegios, lo que quedó establecido en el texto de 1981, que fija un sistema de mercado y somete a reglas comunes a todos los que tienen derechos de aprovechamiento de aguas.

-¿Es decir que ante la Ley no hay usos prioritarios del agua?

– Así como en el agua potable no hay un privilegio, pese a que por razones obvias uno podría decir que en ese caso podría establecerse un primer privilegio de uso, en el Código de Aguas no sucede. Por eso, menos podría suceder para los fines hidroeléctricos, desde el punto de vista de su uso en primer término y de su administración, en segundo, precisamente lo que está en discusión acá.

– ¿Qué les parece que Endesa diga que sus operaciones se rigen por la ley eléctrica y no por el Código de Aguas?

– Eso es completamente opuesto a nuestro argumento central, donde señalamos que el Código de Aguas que es una Ley, no establece diferencias respecto de la administración de las juntas de vigilancia y no tendría por qué hacerlo respecto de las hidroeléctricas.

Es cierto que el país tiene necesidades energéticas y que hay un crecimiento importante de la demanda en ese sentido, pero también existe un crecimiento relevante de la demanda de uso de agua potable, minero y otros.

– ¿La participación de las eléctricas en las juntas de vigilancia afectaría realmente la administración de los embalses tal como reclama Endesa?

– En lo absoluto, ya que los votos en las juntas de vigilancia pesan de acuerdo a la cantidad de agua autorizada y los derechos no consuntivos, que son los que tienen las eléctricas, son siempre superiores a los consuntivos, que poseen los regantes; con lo cual las eléctricas tienen una alta probabilidad de tener el control de las juntas de vigilancia en la mayoría de los ríos donde operan.

-¿Por qué deben estar las eléctricas en las juntas de vigilancia?

– Por un tema de transparencia, las hidroeléctricas, como un usuario más, tienen que estar sometidas a las mismas reglas del juego y los derechos deben ser administrados por una junta de vigilancia. Debe existir un sistema de accountability y, en este caso, no habría ningún motivo para que las hidroeléctricas estén eximidas de estar en este sistema. Es por eso que tenemos un interés expreso y manifiesto de que estas empresas entren a estas organizaciones.

Comments are closed.