LA FUNDACION SOCIEDADES SUSTENTABLES RECHAZA LA EXPANSION DE LOS TRANSGENICOS EN ARICA

La Fundación Sociedades Sustentables (FSS) rechaza tajantemente la instalación de la empresa multinacional Syngenta en el Valle de Azapa, Arica con apoyo del Estado de Chile. Esta empresa, líder mundial de producción de semillas transgénicas y agroquímicos, ha comprado 40 ha de terrenos en el valle de Azapa para la producción de semillas transgénicas de maíz y soya. El proyecto cuenta con financiamiento aprobado de Corfo.


“Lamentamos que se utilicen fondos que pertenecen a  todos los chilenos para el desarrollo de una tecnología cuestionada a nivel mundial que ha causado serios impactos al medio ambiente, la biodiversidad y que es riesgosa para la salud humana”, enfatizó Isabel Manzur, de la Fundación Sociedades Sustentables, respecto de la instalación de Syngenta en el Valle de Azapa. A juicio de la profesional existe una evidente falta de información sobre este proyecto que no ha sido consultado a los agricultores de la región, los que podrían verse seriamente afectados.

La empresa Syngenta es conocida a nivel mundial por varios escándalos de contaminación y negligencia. Entre estos tenemos la venta ilegal de maíz BT 10. Entre el 2001 y 2004, la firma Syngenta produjo y distribuyó cientos de toneladas de maíz Bt10, que no esta aprobado, como si fuera Bt11 que esta aprobado en EE.UU., Europa y otros países. Empleados de seguridad de Syngenta dieron muerte el año 2006 a un campesino en Brasil del Movimiento Sin Tierra por la toma de un terreno de Syngenta. Esta firma y otras compañías, son responsables de la contaminación genética del maíz nativo de México.

Por otra parte, el maíz transgénico Bt de Syngenta ha contaminado siembras de maíz orgánico en la región de Navarra, en España, el año 2002. Debido al gran rechazo que suscita esta tecnología, esta firma debio cerrar sus laboratorios para la producción de transgénicos en Gran Bretaña el año 2004. Syngenta además ha desarrollado la cuestionada e inmoral tecnología Terminator para esterilizar las semillas.

Por ello, el llamado que hace FSS es ha rechazar  la instalación de la empresa Syngenta en Arica, por estar cuestionada a nivel mundial, por introducir tecnologías peligrosas en lugares remotos donde las autoridades no se encuentran suficientemente informadas y a espaldas de los agricultores y de las comunidades indígenas Aymaras de la región.

La Fundación Sociedades Sustentables trabaja desde el año 2001 en la Región de Arica Parinacota, en proyectos tendientes a la conservación de los cultivos antiguos, en su protección de la contaminación transgénica  y en la declaración de esta región libre de transgénicos. Se han recopilado firmas y efectuado seminarios de información a los agricultores sobre la amenaza que constituye la expansión de las semillas transgénicas en la región.

Las semillas transgénicas, especialmente de maíz, pueden fácilmente contaminar y perder irreversiblemente las variedades autóctonas de la zona. Estas son muy antiguas y constituyen un recurso genético y cultural de incalculable valor. Hay variedades de maíz ancestrales ya presentes en momias 8.000 años, (blanco, de Lluta, Marcane etc.) y que están actualmente amenazados de extinción. Se cultivan a pequeña escala para el mercado local de manera tradicional y son parte de la dieta local. Este patrimonio constituye un enorme potencial de desarrollo de la economía regional basada en productos autóctonos, limpios y libres de transgénicos.

En Arica se ha liberado 3 tipos de cultivos transgénicos desde el año 1996, maíz, soya y canola. La empresa Pioneer estaría involucrada en estas liberaciones que han sido  aprobados por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). De acuerdo al SAG, el año 2007, se liberaron 9.32 ha de maíz transgénico y 1.09 ha de soya transgénica.

Para más información:
María Isabel Manzur 2235459

Comments are closed.