Michelle Bachelet aboga por política ambiental equitativa

La presidenta, Michelle Bachelet, abogó hoy por políticas ambientales globales basadas en la equidad al inaugurar una reunión de la Internacional Socialista sobre cambio climático y desarrollo sustentable. El Diario Financiero, 24 de Marzo de 2008.


La segunda reunión de la Comisión para una Sociedad Mundial Sustentable de la IS está presidida por el ex mandatario Ricardo Lagos, enviado especial del secretario general de Naciones Unidas para asuntos relativos al cambio climático.

Asistieron delegados de más de una decena de países, entre ellos el presidente de Panamá, Martín Torrijos, quien en la apertura defendió las obras de ampliación del canal desde el punto de vista del medio ambiente.

"Es indispensable avanzar a nivel global en una política ambiental basada en la equidad, con especial atención a quienes resultan directamente afectados que son los países más pobres, los más débiles y vulnerables", dijo Bachelet.

"Frente al desafío del cambio climático, está la exigencia y urgencia de contar con un sistema internacional fortalecido, que nos permita dar una respuesta no sólo adecuada sino que ágil, oportuna y concertada", recalcó la mandataria.

Bachelet añadió que el reto es dar una respuesta que combine valores como el crecimiento económico, equidad y desarrollo sustentable en un mundo complejo que continúa teniendo "viejos problemas y viejas injusticias", que resolver.

Lagos destacó la necesidad de que el debate sobre estos temas se realice en el seno de Naciones Unidas y agregó que la comisión que preside dentro del organismo debe dar respuestas a finales de 2009.

Destacó que en el cambio climático "hay una responsabilidad histórica distinta, según el nivel de desarrollo de los países y el tiempo en que iniciaron su período de industrialización".

Lagos coincidió con Bachelet en que hay que buscar "soluciones equitativas para todos" y defendió la necesidad de un modelo de desarrollo que consuma menos energía y de invertir en energías más limpias y renovables.

En tanto, el presidente de Panamá, Martín Torrijos, tras reconocer que la construcción del canal de Panamá tuvo grandes impactos ambientales, aseguró que su ampliación "se convirtió también en un proyecto de mitigación".

"No sólo por la reforestación que implicará, sino también por la efectiva reducción de emisión de carbono que trae como consecuencia", explicó.

"Es una obra que va a contribuir al desarrollo del comercio mundial al permitir que más barcos crucen el canal, pero que tiene un impacto medioambiental mínimo", recalcó.

"Comprendimos que no existe incompatibilidad entre un proyecto de infraestructura de gran magnitud, de 5.250 millones de dólares de inversión, y el cumplimiento de un compromiso ético con el aire que comparte toda la humanidad", indicó.

Comments are closed.