Producción de empresas de celulosa enfrenta serio riesgo por situación de sequía

Sectores productivos podrían verse afectados por el bajo nivel de los caudales de los ríos, lo que obligaría a la autoridad a imponer restricciones en sus plantas. DGA monitorea en terreno para establecer parámetros. El Diario Financiero, 29 de febrero de 2008.


El bajo nivel que registran los caudales de los ríos del país por efecto de la sequía podría poner en jaque las faenas de varios sectores productivos, como el forestal y sanitario, entre la III y X Región. Si bien estas áreas no dan el mismo uso a los afluentes, todas podrían verse afectadas.

Independiente de si utilizan los ríos para descargar sus residuos industriales o para captar aguas, la suerte productiva de sus plantas depende de si los caudales llegan a su nivel “ecológico”, establecido por las respectivas resoluciones de calificación ambiental.

“Hay medidas contempladas en estas resoluciones cuando se llega a este caudal ecológico, que pueden ir desde la disminución de la producción hasta la paralización. La Dirección General de Aguas (DGA) está monitoreando y si se llega a ese límite tiene que aplicarse la resolución”, explicó el director ejecutivo de Conama, Alvaro Sapag.

Con respecto a la situación puntual de las plantas de celulosa, Francisco Riestra, el jefe de fiscalización de la DGA, explicó que se revisa caso a caso y que hasta la fecha han operado sin dificultad.

“Las celulosas están en una zona que monitoreamos en terreno. No tenemos una situación crítica, pero sí de bastante control. Ellos cumplen con la normativa de Conama y de la Superintendencia de Servicios Sanitarios. Para la celulosa o cualquier otro derecho de aprovechamiento existe un nivel ecológico que pone un límite para captar agua”, precisó.

Arauco -firma ligada al grupo Angelini cuyas plantas están vinculadas a ríos, como Mataquito o Cruces, que presentan niveles bajos de caudal- ha llevado su propio monitoreo. Fuentes de la empresa aseguraron que “es de toda lógica” que las autoridades estén revisando la situación, pero “el tema de la sequía y del bajo caudal de los ríos es una realidad que afecta a todo el país y no sólo a una empresa en particular”. Asimismo, destacaron que, según sus análisis, los ríos cuentan con el caudal que exige la norma. En tanto, Essbío, segunda sanitaria del país que abastece desde la Región de O’Higgins hasta Bío Bío, informó que el consumo residencial está completamente asegurado.

En el límite

Sin embargo, en la Conama explicaron que hay algunos ríos más cerca del límite. “El Cruces está con los caudales muy bajos y el Mataquito también. También hay otros de la VIII y IX regiones donde vierte la CMPC que están en una situación similar (…) si se llega bajo el caudal ecológico y no se puede captar agua en un proceso de producción de celulosa que requiere el agua como insumo, entiendo que no podrían seguir produciendo”, advirtió e Sapag.

Comments are closed.