Una de las peores sequías desata “la guerra por el agua” en Chile

La tradicional competencia por el control de este recurso da paso a conflictos que, a medida que la escasez se agrava, adquieren una dimensión mayor y alcanzan incluso al Estado. El Diario Financiero, 17 de marzo de 2008.


La competencia por el control y la administración del agua en Chile viene desde la Colonia, incluso en el Siglo XIX surgieron términos como “regadores” y “acciones” como una forma de determinar los volúmenes de un río que correspondían a cada usuario, los que en ese entonces eran fundamentalmente agrícolas. Luego se sumaron actividades como el salitre, la minería y otras intensivas en el uso de este recurso.

Pero esta organización funciona eficientemente hasta el momento en que se presentan contingencias, como la severa sequía que actualmente afecta al país –la peor de los últimos cien años, como la han calificado algunos sectores gubernamentales- y que ha desencadenado un verdadero "conflicto" entre los distintos usuarios.

El crecimiento del país y la diversificación de actividades productivas que involucran procesos intensivos en el uso de agua, al igual que la agricultura, ha ido sumando nuevos actores que se enfrentan hoy con los regantes en esta verdadera guerra por el agua. Así, hoy somos testigos de la demanda que Endesa interpuso contra el Fisco –que será defendido por el Consejo de Defensa del Estado- para evitar perder el control de sus embalses, de denuncias por extracción ilegal de aguas y de la preocupación de distintos sectores productivos, como la celulosa, que ven amenazadas sus operaciones ante la caída en los caudales de los ríos.

El hecho de que el 60% a 70% del territorio nacional sea árido o semi árido y que desde sus inicios el desarrollo económico del país se base en la explotación de recursos naturales y particularmente aquellos ligados al uso del agua, ha incidido en que este uso sea altamente competitivo.

“Lo que está ocurriendo es que la población también está creciendo, la actividad minera se está intensificando y Chile está cada vez más cercano a una nación desarrollada, y por lo tanto las posibilidades de entendimiento asociado al agua son cada vez más intensas y por ello el uso del agua será cada vez más competitivo”, explica un experto en derechos de agua.

En este marco, las menores precipitaciones que hubo en 2007, sumado a las menores reservas de nieve en la cordillera y la presencia del fenómeno climático de la Niña, gatillaron la crisis que actualmente vive el país.

La primera consecuencia comenzó a evidenciarse el año pasado con una menor disponibilidad de capacidad hidroeléctrica. Con la llegada de 2008, a este sector se sumaron productores agropecuarios e inclusive el abastecimiento de agua de la población.

Medidas

Para enfrentar esta situación en las zonas en que la falta de agua se vuelve crítica, el gobierno tomó la decisión de firmar decretos de escasez, que contemplan acciones para apoyar a los afectados y otras de corte administrativo, que tratan de evitar que la competencia por el agua se convierta en una guerra.

La intervención de los ríos –hasta el momento se ha decretado en tres ríos y no se descarta que en cualquier momento haya nuevas solicitudes- es una de las facultades del decreto.

Esta medida, que también contempla la vigilancia policial, se adopta en aquellos caudales en que los propietarios de derechos de agua no logran acuerdo para distribuir el agua en forma más eficiente.

A ello se suman las denuncias que el Ministerio de Obras Públicas puede efectuar ante casos de extracción ilegal de agua, en el marco de fiscalizaciones extraordinarias.

Hasta el momento son 35 las denuncias contra 18 personas naturales y jurídicas. Sin embargo, no se descarta que esta cantidad aumente rápidamente, pues la Dirección General de Aguas (DGA) comenzará a formalizar las denuncias a nivel regional y en forma diaria.

La experiencia demuestra que en Chile tradicionalmente la administración del agua no ha sido tarea fácil.

A la judicialización de las disputas entre usuarios, en el marco de la sequía de 1998, la Cámara de Diputados creó una comisión investigadora para aclarar ciertas irregularidades en la utilización de agua registrada en 1996.

En 2008, estamos siendo testigos de cómo la generadora Endesa llegó hasta la justicia para demandar al Estado para que éste reconozca que la administración de sus embalses no puede caer en manos de las juntas de vigilancia de los ríos.

La discusión que plantea la eléctrica está dada por la colisión de intereses entre dos usuarios intensivos de este elemento, que por su escasez se ha vuelto altamente preciado.

Esta acción legal marca una nueva dimensión en la competencia por el agua e incluso permite adelantar que, en el corto o mediano plazo, podremos asistir a una verdadera guerra por el agua.

Quiénes son los “dueños del agua” en Chile

Endesa, AES Gener y firmas del grupo Matte aparecen como “propietarios” de importantes derechos del vital elemento en varias regiones del país.

En la Región de Aysén, Endesa lleva la delantera indiscutida con derechos por 3.212,640 m3/s.

La sequía por la que atraviesa el país ha generado más de algún enfrentamiento por el agua entre empresas y operadores de distintos rubros económicos, sobre todo , entre regantes y empresas del rubro hidroeléctrico, quienes anteponen como prioritarios sus intereses por el uso del vital elemento.

De los cerca de 25 mil derechos de aprovechamiento de aguas entregados por la Dirección General de Aguas (DGA) en todo el país, los mayores se registran en el caso de las aguas superficiales y una gran parte de ellos está en manos de grandes empresas, como también de asociaciones de canalistas en regiones puntuales.

En medio de esta “pelea” por el agua, que ha cobrado más fuerza con la agudización de la sequía que vive el país, vale la pena preguntarse quiénes son los dueños de los derechos de agua a lo largo del país. La respuesta: hidroeléctricas como Endesa, AES Gener y Colbún y otras destacan en el catastro de la DGA. También mineras como Codelco y Escondida, además de empresas del rubro forestal como CMPC, según la información entregada por la repartición estatal dependiente del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Por región, en el norte, claramente “roncan” las mineras. Así, en la II Región de Antofagasta, la estatal Codelco y Minera Escondida -de propiedad de BHP Billiton-, poseen derechos por 4,121 metros cúbicos por segundo (m3/s) y 1,919 m3/s, respectivamente, ocupando el segundo y tercer lugar regional, de acuerdo al catastro de la DGA.

Otros de los operadores relevante es Enaex, la firma de explosivos del grupo Sigdo Koppers, que se encuentra en la sexta posición con 1,506 m3/s.

En la Región de Coquimbo, en tanto, los canalistas del Embalse Recoleta son punteros, con 39.400,010 m3/s.

Más abajo, en la V Región, Minera Valparaíso -perteneciente al grupo Matte- resalta con 30 m3/s, ocupando la quinta posición. La acompaña -se ubica en el segundo lugar regional-, la central de pasada del mismo conglomerado ,Hidroeléctrica Guardia Vieja, con 64,111 m3/s.

En la Región Metropolitana nuevamente aparecen los Matte con CMPC, en tercer lugar con 67 m3/s. Sin embargo, la primera posición es de la eléctrica AES Gener, con 113,395 m3/s. También está presente Chilectra, con 45 m3/s y la sanitaria Aguas Andinas con 25,580 m3/s.

En la Región del Maule, destacan entre los dueños del agua, Endesa, Colbún y AES Gener.

Endesa también lidera en la VIII, con 558, 290 m3/s y Alberto Matthei e Hijos, con 102 m3/s.

Esta sociedad desarrolla proyectos hidroeléctricos a través de centrales de pasada.

En la XI Región de Aysén, nuevamente es Endesa -que junto con Colbún pretenden levantar cuatro centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua que sumarán una capacidad superior a los 2.000 MW-, quien lleva la delantera con derechos por 3.212,640 m3/s.

En Magallanes, en tanto, Salmones Multiexport ocupa el tercer lugar.

Comments are closed.