Ministro de Energía afirma que factor Nehuenco complica más la estrechez

Pese a retraso de central, expertos asignan mayor importancia al tema hidrológico en la crisis. "Nos está lloviendo sobre mojado, pero sin que nos caiga el agua para operar las hidroeléctricas", dijo Marcelo Tokman. El Mercurio, 23 de abril de 2008.


"Nos está lloviendo sobre mojado, pero sin que nos caiga el agua que requerimos para operar las generadoras hidroeléctricas". Así resumió el ministro de Energía, Marcelo Tokman, la actual situción por la que atraviesa el país en materia energética, luego que Colbún anunciara que el ingreso al Sistema Interconectado Central (SIC) de su central Nehuenco se producirá el 10 de septiembre y no a comienzos de julio como lo habían estimado antes.

El secretario de Estado dijo que de acentuarse las condiciones de sequía y las restricciones de los envíos de gas desde Argentina, la postergación de Nehuenco "nos complica más aún la situación", por lo que será necesario "tomar medidas adicionales".

Una de las principales iniciativas que podría tomar la Comisión Nacional de Energía (CNE) es la prolongación del decreto de racionamiento preventivo -vigente desde febrero hasta agosto-, que entre otros aspectos redujo en hasta 10% el voltaje de la corriente.

Problema hidrológico

Tokman -quien ayer participó en el lanzamiento del plan de ahorro de energía que impulsa Enap- llamó a las empresas y a los hogares a acentuar el ahorro de energía para evitar el racionamiento eléctrico programado, el cual "no es posible descartar completamente" si no mejoran las condiciones hidrológicas.

Tras la caída de Nehuenco, los expertos advierten que para evitar los temidos cortes programados las lluvias que se registren en el país serán el principal factor.

Francisco Aguirre, de Electroconsultores, afirma que la baja en la demanda que se ha producido durante marzo y abril permite capear los problemas suscitados por la caída de la central. De acuerdo a sus datos, durante marzo la demanda cayó 3,5% -llegó a 115 GWh diarios- respecto del consumo de igual mes en 2007, lo que si se suma al 4,5% de crecimiento que estimaba para este año, el tercer mes de 2008 finalizó con 8% de ahorros.

En lo que va de abril, dicha situación habría aumentado -110 GWh de consumo diario- llegando a ahorros reales de 4,5% (respecto del año pasado), porcentaje que se duplica si se agrega la proyección que existía para este mes. "Nehuenco implica cerca del 5% de la capacidad del SIC. Con estos ahorros, del 9%, estamos resistiendo muy bien su caída", analiza el consultor, y añade que el tema clave es la hidrología. "Si no llueve vamos bajando las reservas, por lo que podríamos caer en racionamiento en algún momento. Si llueve la situación se dilata y si llueve mucho se va a pasar el año", aclara Aguirre, para quien aún existen "reservas" energéticas en los generadores propios que han adquirido las industrias y que aún no están prendidos.

"Si se suma la salida de Nehuenco con una posibilidad de hidrología seca la cosa se complica; se suponía que la central entraba en julio, con lo que se podía pasar un año seco, pero si no está y hay una condición mucho más desfavorable, lo que obviamente aprieta el sistema", destacó Sebastián Bernstein, de Synex, para quien, eso sí, la situación podría verse compensada por las unidades de respaldo diésel que ingresarán al sistema a contar de mayo.

Para ambos expertos, junto al factor hídrico, el tema ahorro de energía resultará fundamental.

"La gente que ahorra aprende a ahorrar y abarata los costos de sus boletas. Los que cambiaron sus ampolletas y que ocupaban mucha iluminación se dan cuenta del cambio brutal en materia de ahorro", concluye Aguirre.

El impacto financiero en Colbún y el factor petróleo en otros sectores

Los 75 días adicionales que estará fuera Nehuenco no sólo generaron ruido en la CNE, sino que también en los mercados: la acción de Colbún cayó 2,26%, lo que tendría relación con lo sucedido en la central.

"(La baja) es por la impresión que provoca constatar que la empresa pueda tener un año apretado, con lo que se retrasaría la mejora en los resultados. El dato más importante es saber si esta segunda etapa en que la central no va a funcionar, va a estar cubierta o no por algún seguro", dijo Sergio Zapata, de Banchile. "Esto alarga el período que el mercado estaba estimando para que la firma comience a revertir las cifras, lo cual iba a empezar el segundo semestre, pero ahora recién lo empezaremos a ver en el cuarto trimestre", añade Carlos Lagos, de BCI.

En tanto, los altos precios del petróleo afectarían en mayor medida a los sectores de transportes y eléctrico. Sin embargo, en este último existen distintas situaciones. Santander Investment confirma que el sector se encuentra en una complicada situación. Sin embargo, empresas como Gener han podido beneficiarse de los altos costos marginales de generación en el país. En Endesa, a pesar de la caída en su generación hídrica, ésta se modera por su bajo nivel de contratos y los mayores precios promedios.

De acuerdo a Cristián Gardeweg, de Celfin, de las empresas que cubren su departamento de estudio, las que se verían más afectadas son LAN, SQM (aproximadamente 5% de sus costos de producción están relacionados con el petróleo) y Colbún.

Patricio Hernández, de Banchile, concuerda en mencionar a Colbún y a LAN (30% de sus costos dependen del petróleo) como las que tendrán mayor impacto, aunque destaca que esta última puede paliar en parte el efecto con las tasas de crecimiento en el tráfico y el aumento de las tarifas.

En la tarde de ayer, Colbún informó que el gerente de finanzas, Jaime Fuenzalida Alessandri, dejaría su cargo a contar del 30 de mayo, el cual será ocupado por Cristián Morales Jaureguiberry.

Comments are closed.