Tranque El Mauro: Luksic a un paso de lograr acuerdo extrajudicial para millonario proyecto

El pacto entre agricultores y minera Los Pelambres estaría cerrado y los últimos detalles se zanjarían mañana durante una audiencia de conciliación en la Suprema. La Tercera On Line, 29 de abril de 2008.


Tras tres años de dura pugna legal, el grupo Luksic está a un paso de lograr un acuerdo extrajudicial con los agricultores del Valle del Pupío (Región de Coquimbo) para operar el controvertido tranque El Mauro que sirve depósito para el emblemático proyecto minero Los Pelambres, cuyo costo asciende a unos US$ 1.400 millones.

El acuerdo pone fin a la serie de recursos interpuestos por los canalistas que mantuvieron en jaque el millonario proyecto de cobre del grupo Luksic.

Así, el pacto se zanjaría mañana en una audiciencia de conciliación en la Corte Suprema, a la cual asistirán un grupo de abogados del grupo Luksic, el abogado de los canalistas (Fernando Dougnac) y el Jefe de la Dirección General de Aguas (DGA), Rodrigo Weisner.

CONVERSACIONES

Si bien el abogado Dougnac no quiso confirmar la existencia de un acuerdo extrajudicial, afirmó que ambas partes han mostrado buena disposición a llegar a consenso y que aquello podría concretarse mañana en la Suprema. "Las partes están dispuestas a sentarse a conversar", afirmó el abogado.

A su vez, el director de la DGA confirmó que estaba citado mañana a la Suprema, pero dijo desconocer la existencia de un acuerdo. De todas formas, afirmó que la DGA no puede llegar a pactos de este tipo.

Una fuente ligada a las conversaciones entre ambas partes, dijo que el pacto está sellado y que mañana se dearía a conocer publicamente en la audiencia de conciliación. Ninguno de los consultados entregó la cuantía económica involucrada en el pacto.

LARGA PUGNA

La firma minera llevaba cerca de tres años en disputas por la construcción del tranque El Mauro, pese a contar con las autorizaciones medioambientales otorgadas por la Comisión Regional de Medio Ambiente (Corema), Comisión Nacional de Medio Ambiente (Conama) y Dirección General de Aguas (DGA).

Este plan inició en mayo de 2003 su tramitación medioambiental y fue ahí que surgieron las primeras voces críticas que buscaban frenar el proyecto cuando los agricultores alegaban que el levantamiento de esta represa para almacenar desechos del proceso de explotación del cobre causaría daño ambiental, impacto turístico y arqueológico.

Los Luksic, por su parte, han afirmado que la empresa ha tomado todas las medidas de mitigación necesarias para evitar este tipo de males, como sistemas de recirculación de agua, el cuidado de las piezas arqueológicas de la zona y creación de puestos de trabajo para la construcción de este tranque, cuyo grado de avance supera el 95%.

En noviembre de 2005 varios propietarios de predios agrícolas del valle del Pupío solicitaron a la justicia la revocación del permiso entregado por la DGA para la construcción del tranque.

En noviembre de 2006, la Corte de Apelaciones falló en forma unánime en contra de la construcción de este tranque de relaves, tras lo cual la firma minera presentó un recurso de casación ante la Corte Suprema.

El tranque El Mauro implica una inversión de US$580 millones y es de vital importancia para la minera, ya que esta industria requiere de espacios para depositar los desechos propios de sus operaciones.

Para la justicia nacional, este caso era complejo, ya que, por un lado, el proyecto contaba con las autorizaciones que otorga la DGA y, por otro, la construcción del tranque de relave ya está casi terminado y es fundamental para el operar de la mina.

Comments are closed.