Vaciamiento de lago glacial causó graves daños en predios de Baker

Cuantiosas pérdidas en ganado, la inundación parcial de una casa y cortes de la Carretera Austral en varios sectores. En Caleta Tortel, en tanto, el nivel del agua aumentó peligrosamente, casi tapando las pasarelas de la pintoresca localidad. Coalición Ciudadana por;Aysén Reserva de Vida, 15 de abril de 2008.


En contraste con las informaciones divulgadas durante los primeros días producto del vaciamiento del lago patagónico de origen glacial Cachet 2 hacia el lago Colonia, de éste al río homónimo para llegar finalmente al Baker, la situación sí causó a los pobladores de la zona cuantiosas pérdidas en ganado, la inundación parcial de una casa, cortes de la Carretera Austral en varios sectores y el peligroso aumento del nivel del agua en Caleta Tortel. De esta forma, la desaparición de este cuerpo de agua (que según han adelantado los expertos se habría filtrado por el derretimiento del ventisquero Colonia) no fue sólo un extraño fenómeno que afectó al Campo de Hielos Norte y sí causó inconvenientes mayores el pasado lunes 7 de abril.

Lo cierto es que en varios predios de los valles circundantes a la confluencia entre el río Colonia y el Baker hubo daños a la propiedad llegando las inundaciones a más de 40 kilómetros de donde se ubica el lago Cachet 2, producto de los 200.000 millones de litros de agua vertidos en menos de 12 horas. Los hechos más graves se constataron a unos diez kilómetros río arriba de la citada conjunción de cursos fluviales.

Es el caso del predio de Andino Arratia, quien vio cómo la fuerza y rapidez de la crecida contracorriente desarmó incluso cercos en su valle, además de constatar la desaparición y muerte de una veintena de ovejas y varios carneros, pese a sus intenciones de poder llevar los animales a un lugar más seguro. Su sobrina Carmen Acuña estaba con él y fue testigo del fallido intento de salvar parte de su ganado durante las primeras horas del lunes 7. Al encontrarse con su pariente éste le relató: "Las ovejas a esta hora ya no las puedo sacar porque a caballo no hay manera. En todos lados el agua está a nado, donde te tires está a nado y no se puede pasar para el otro predio". Aunque Andino Arratia llamó por radio a Cochrane solicitando una embarcación para sacar los animales, el bote tardó en llegar y ya nada pudo hacer.

A esa misma hora y a sólo un par de kilómetros de distancia Gabriela Loeschner trasladaba hacia su casa y con la ayuda de un vecino sus pertenencias desde un puesto ubicado aguas abajo del río Baker, mientras veía cómo rápida y extrañamente el río crecía hacia arriba. "Y entró con más fuerza todavía el agua y más rápido. Empezaron a flotar las monturas, la madera que tengo ahí. Cuando volvimos a la casa ya estaba entrando el agua también, colgamos las cosas y sacamos todo del piso, en eso demoramos harto. Saliendo de la casa el agua me llegó hasta el pecho, fueron siete horas en el agua" explicó.

A doscientos metros de su hogar está el camino que une la balsa Baker con el río Colonia, y salieron por ahí. El agua les llegaba a las rodillas, y siguieron hasta llegar a la casa de un vecino buscando un lugar seco y seguro.

"A Gabriela le llegó el agua a la casa, destrozando todo y mojando sus cosas, por lo cual tuvo que salir del lugar. Toda su casa era un lago más y perdió hartas pertenencias. Bastante daño le hizo la creciente" recordó Carmen Acuña.

El nivel del agua bajaría después de las cinco de la tarde. Antes de eso los pobladores ya conocían la causa de la crecida: el área del lago Colonia. Pensaron que tal vez algún témpano de nieve pudo haber caído al lago o que la situación se generó por la rotura de parte del ventisquero del mismo nombre. "Pensé que del ventisquero se cayó un tremendo pedazo, que de repente pasa, y que con eso puede subir el lago y crecer el río Colonia y así tapó la salida del Baker", explicó Gabriela Loeschner, quien producto del fenómeno perdió también sus panales de abejas.

CALETA TORTEL CASI BAJO EL AGUA

Pero no sólo en la zona cercana al vaciamiento del lago Cachet se produjeron situaciones complejas. Unos 120 kilómetros aguas abajo, en la desembocadura del Baker, el agua subió a tal nivel que casi cubre las pasarelas que permiten a los pobladores desplazarse de un lugar a otro del pueblo que cuenta con categoría de Zona Típica otorgada por el Consejo de Monumentos Nacionales.

Según datos de la Dirección General de Aguas, sobre los 3.500 m2 por segundo llegaron a fluir por el río Baker durante el momento de mayor caudal, lo que incluso cortó la Carretera Austral entre Cochrane y Caleta Tortel en unos cinco puntos, y quedando al menos bajo un metro de agua, según explicó el jefe de Obras de la Municipalidad de Tortel, Ismael Mellado.

Para Manuel Vega, uno de los pobladores de las innumerables islas del Baker, la sorpresa fue mayúscula cuando al salir de su casa se encontró con el río en la puerta. "Gracias a Dios esto no ocurrió en el máximo de marea, si no los costos hubieran sido otros" comentaba un vecino pasado el susto.

El lago Cachet 2 se ubica a 50 kms. al oeste de Cochrane, 200 kms. al sureste de Coyhaique y 1.500 al sur de Santiago.

Comments are closed.