Escasez y alta demanda por derechos de agua disparan precios

El subsecretario de Obras Públicas, Juan Eduardo Saldivia, estima que hay que hacer modificaciones para que los recursos que no se utilizan sean reasignados adeacuadamente. Estrategia, 26 de junio de 2008.


La gran sorpresa que provocó la adjudicación de los derechos de agua del Río Manso por el abogado Arturo Costabal, en representación de inversionistas nacionales, por US$46 millones frente a los US$8 millones que estimaba la autoridad, dejó de manifiesto la brecha existente entre la gran demanda y la poca disponibilidad de recursos hídricos.  Con la modificación legal de 2005, se estableció un sistema de remates cuando un más de un interesado sobre un mismo caudal.

A juicio del subsecretario de Obras Públicas, Juan Eduardo Saldivia, este caso demuestra que “un actor decidió correr el riesgo mayor y que la valoración que hizo de ese derecho de agua es mucho mayor a la que hicieron todos los otros actores, incluida la misma Dirección General de Aguas”.

Por su parte, Luis Alberto Moreno, director regional de aguas en Los Lagos, explicó que esto podría ser un indicador de que “entraron actores de otra industria que quizás igual necesita generación hidroeléctrica y que, obviamente, sus cálculos son mucho más optimistas en cuanto a lo  que están dispuestos a pagar”.

Y es que las empresas de generación destinan un promedio que fluctúa entre el 3% y 6% del valor de la inversión que harán en sus proyectos a la adjudicación de derechos de agua, monto que en este caso fue superado en 16 veces por el grupo que representa Costabal.

Disponibilidad

Respecto de los recursos disponibles en la Región Los Lagos, Moreno comentó que alrededor del 80% de los caudales ya tienen propietarios, pero solo entre un 1% y el 3% están siendo efectivamente utilizados, por lo que “la disponibilidad para constituir nuevos derechos de aprovechamiento es cada vez más reducida”.

Los derechos adjudicados que no son utilizados deben pagar una patente por no uso. A juicio de Saldivia esto debe ser resuelto, y hacer las modificaciones tendientes a que esos recursos sean reasignados adeacuadamente, considerando que tienen un gran valor, lo que quedó demostrado con el último remate.

Comments are closed.