Gobierno ofrece disculpas públicas por decretar una preemergencia errónea que debió levantar

Segunda falla en el sistema de pronóstico en 48 horas. Intendente Erazo afirma que es inaceptable tener un modelo con 50% de falibilidad en estos episodios. El Mercurio, 04 de junio de 2008.


De capitán a paje, el Gobierno debió ofrecer disculpas públicas por las molestias e inconvenientes causados por la dictación de una preemergencia ambiental para el martes en Santiago, la que debió ser levantada rápidamente en la mañana por el intendente Erazo al verificar que dicho episodio crítico no ocurrió.

Y bastaba ver la intensa nubosidad e incluso la caída de algunas gotas para percatarse de que era difícil que la ventilación de la cuenca estuviera en altos niveles críticos. Primero, fue el propio intendente Álvaro Erazo, quien tuvo que dar la cara y ofrecer rápidamente excusas públicas por tal error -el segundo en menos de 48 horas por fallas del modelo predictivo- y anunciar que la preemergencia se levantaba, pese a los perjuicios causados.

Entre ellos, dejar nula la restricción para dos dígitos de vehículos catalíticos (con sello verde), medida que afectaba a unos 110 mil automovilistas así como la paralización de 794 fuentes fijas (industrias, calderas, etc.)

Luego fue el vocero de Gobierno, el ministro Francisco Vidal, a quien le correspondió dar las explicaciones desde La Moneda y admitir que se había errado. "Disculpas. Hubo un error. Eso se le dice a la gente cuando uno comete un error y qué bueno sería que otros lo hicieran también", dijo.

Pero fue más allá.

El ministro sostuvo que el sistema de pronóstico atmosférico que manejan las autoridades ambientales no está operando bien y deberá ser mejorado. "Porque cuando las cosas no funcionan hay que hacerlas funcionar mejor".

Comisión

Ayer mismo se constituyó una comisión de 12 expertos académico-ambientales que tiene como tarea emitir, en el plazo de 30 días, un diagnóstico sobre esta materia para realizar cambios profundos en el sistema predictivo actualmente en operación.

El grupo tuvo su primera reunión en la intendencia y bajo un clima de presión por el último y grave error del sistema: la preemergencia decretada para ayer y que estuvo muy lejos de constatarse.

Desde el viernes pasado que "las cosas no funcionan". La alerta decretada para el sábado se disparó a preemergencia, constituyéndose en una falla ostensible a la que se sumó el episodio de ayer.

Para el intendente Erazo esto comprueba que el sistema de pronóstico -basado en el modelo Cassmasi- tiene el 50% de certeza en la predicción y el 50% de falla en promedio.

"Es como tirar una moneda al aire", dijo la autoridad regional, tras presidir por cuatro horas la primera reunión de análisis del panel de 12 expertos.

El sistema entró ayer en "fase de transición" hasta conseguirse los aportes que logren aumentar, científicamente, los niveles de predicción.

Un cambio

El Centro Nacional del Medio Ambiente (Cenma), de la Universidad de Chile, está en la mesa de expertos y propone cambiar el Índice de Calidad de Aire Particulado (ICAP), que define los episodios críticos a decretar. "Es fundamental y necesario el cambio del ICAP, que es un promedio móvil de 24 horas, ya que introduce una fuerte distorsión (desfase) en la gestión de episodios, haciendo que las medidas se tomen al día siguiente de la noche con altos índices horarios de esmog".

Episodio con altos costos

Levantar la preemergencia ambiental, tras ser decretada el día anterior, no es un tema menor, puesto que implica suspender una serie de actividades industriales y restringir el transporte en la ciudad.

Según un estudio de la Conama, la sola paralización de 200 industrias tiene un costo para el sistema productivo de 1 mil millones de pesos, cifra que debe ser mucho mayor si se considera que la obligación de ayer afectaba a 794 fuentes fijas las 24 horas del día, ya fueran industrias y/o calderas, es decir, tres veces más.

En materia de fuentes móviles (transportes), la medida impedía circular por Santiago a unos 110 mil vehículos con sello verde (dígitos 5 y 6).

La subsecretaría de Transportes estimó que unos 50 automovilistas fueron sancionados por transitar con restricción, infracciones que pueden llegar a los 50 mil pesos, y que van a ser anuladas por los jueces de policía local, quienes recibirán un oficio de dicha secretaría de Estado con la resolución del levantamiento de la preemergencia ambiental.

"Es por eso que pedimos las disculpas a los automovilistas por las molestias causadas", expresó el intendente Erazo.

Para el presidente de la Asociación de Automovilistas de Chile, Héctor Precht, la "metida de pata" es grave, porque implica trastornos al interior de la familia por acatar la medida. "No se puede sacar el automóvil que traslada a la esposa e hijos que van al colegio, se recarga el transporte público, etc. Ojalá que no vuelva a suceder", dijo.

Smythe renunció a la Conama

Tras el "papelón" de la preemergencia, el propio intendente Álvaro Erazo anunció la instrucción de un sumario que dé cuenta de los procedimientos adoptados en la Conama Metropolitana para culminar con el informe final que dio cuenta de la conveniencia de decretar tal episodio crítico para el día martes.

"Está claro que algo falló, la información resultó ser errónea y se tomó una mala decisión", dijo Erazo.

También, informó que el director de la Conama Metropolitana, Alejandro Smythe, presentó su renuncia, dimisión que debía ser vista por su superior jerárquico, en este caso, por el director ejecutivo de la Conama, Álvaro Sapag, quien ayer se encontraba en Arica. "Esperemos los resultados del sumario. Yo no tomo decisiones por olfato sino por informes técnicos que me entrega el director de la Conama Metropolitana", dijo.

Desde la ciudad nortina, fuentes allegadas a dicha autoridad contestaron que no se pidió la dimisión de Smythe, quien contaba con la plena confianza de dicha entidad, y que no se tenía conocimiento de la llegada de su renuncia escrita, materia que podría verse hoy una vez producido el regreso de Sapag a Santiago. "No hay drama, el hombre cuenta con nuestra confianza", se dijo.

Posición adversa tienen los senadores Guido Girardi y Alejandro Navarro, de la Bancada Verde, quienes criticaron ácidamente la negligencia de las autoridades ambientales y anunciaron acciones judiciales en contra de las ministras de Salud, María Soledad Barría, y del Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, por no defender la salud y el ambiente en beneficio de la población de Santiago.

Comments are closed.