La advertencia de la ONU a Chile por “discriminación ambiental”

El tema de los vertederos en territorio mapuche se arrastra desde los años 90, pero las denuncias al respecto comenzaron cuando en agosto de 2000 el menor Aquiles Epul murió -según miembros de la comunidad de Boyeco, aledaña a Temuco- producto de la basura acumulada en torno a la población donde vivía, aunque el parte médico consignó que el deceso se debió a la "bacteria asesina". El Mercurio, 15 de junio de 2008


Satisfechas quedaron las autoridades chilenas con el anuncio hecho por la Asamblea General de las Naciones Unidas el pasado 21 de mayo. Tras largos años de espera, el ministro de Relaciones Exteriores, Alejandro Foxley, anunciaba que Chile obtendría el anhelado cupo para entrar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Así, el próximo jueves, al igual que Argentina y Brasil -éste último reelecto- Chile comenzará un período de tres años como miembro de dicha instancia. Pero hubo un hecho que pareció no pesar en la designación de Chile para el Consejo, y que hoy podría empañar su imagen precisamente ante esa comunidad.

El 24 de agosto de 2007, el representante chileno en la ONU, Juan Antonio Martabit, recibió una carta firmada por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, en la que se le pedía al Estado chileno revisar y buscar una solución a los más de 16 vertederos que se encuentran en tierras mapuches, y que representan más del 70% del total en la zona. Además, el organismo conminó al país a entregar informes sobre discriminación de minorías étnicas en Chile, los que no ha enviado desde el año 2000.

Pero hubo oídos sordos. El 7 de marzo pasado el Comité volvió a reiterar su petición y advirtió que si Chile no entrega una respuesta antes del 30 de junio próximo pondrá el tema en tabla en la próxima reunión del organismo de la ONU, que se realizará entre el 28 de julio y el 16 de agosto.

El tema de los vertederos en territorio mapuche se arrastra desde los años 90, pero las denuncias al respecto comenzaron cuando en agosto de 2000 el menor Aquiles Epul murió -según miembros de la comunidad de Boyeco, aledaña a Temuco- producto de la basura acumulada en torno a la población donde vivía, aunque el parte médico consignó que el deceso se debió a la "bacteria asesina".

Comments are closed.