Tiras y aflojas en cierre de cumbre alimentaria en Roma

Pese a las críticas de varios países de América Latina y de las visiones pesimistas de los grupos sociales, el director de la FAO destacó que la cita ayudó a poner en el tapete el mayor desafío actual de la humanidad: el hambre. Además, destacó que se reunieron 6.500 millones de dólares para combatir este flagelo. Difícil fue la redacción de la declaración final del encuentro. La Nación, 06 de junio de 2008.


Algunos quedaron muy conformes y otros completamente desilusionados. Así fue ayer el cierre de la cumbre sobre seguridad alimentaria organizada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma.

Mientras el director general de la FAO, Jacques Diouf, aseguraba que los resultados obtenidos tras la cumbre han estado "a la altura de las expectativas", más de 200 ONG y agrupaciones sociales la consideraron un fracaso ya que mantiene "las mismas políticas" que han llevado a la actual crisis alimentaria.

Maryam Rahmanian, de la organización humanitaria iraní Cenesta, estimó que la declaración final mantendrá un sistema alimentario mundial que "favorece la especulación" y "beneficia sólo a las grandes corporaciones".

La organización humanitaria alemana Welthungerhilfe también lanzó enérgicas diatribas al encuentro al apuntar que en los escenarios internacionales se sigue utilizando una doble moral.

La Oxfam británica tuvo otro punto de vista: "Roma no se construyó en un día. Fue al menos un alivio después de 25 años cuando por fin los líderes mundiales se percatan de que las personas necesitadas deben tener la capacidad de cubrir su alimentación".

OBJECIONES OFICIALES

Pero no sólo las ONG se mostraron decepcionadas. Los países participantes en la cumbre tuvieron más de un problema para ponerse de acuerdo en la redacción del documento final.

La declaración tuvo la objeción de Argentina y duras críticas de Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, que consideraron que el documento no incluía medidas reales para acabar con el hambre en el mundo.

Las divergencias que bloquearon durante horas la redacción de la declaración final provenían principalmente de un párrafo "fuerte" pedido por la delegación argentina, según fuentes cercanas a la misma.

Los representantes de Argentina solicitaron incluir en la declaración un párrafo contra el proteccionismo, y que se eliminara otro de advertencia a "los gobiernos que adoptan medidas como limitaciones o prohibiciones de las exportaciones", según las fuentes.

Las críticas también vinieron del ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, quien calificó de "decepcionante" al documento. "Si los líderes mundiales no logran ponerse de acuerdo al menos para evitar los derroches en una situación de dramática emergencia, esto me preocupa", agregó el canciller italiano.

BUENAS CIFRAS

Pese a estas diferencias Diouf destacó que la cumbre recolectó más de 6.500 millones de dólares para luchar contra el hambre en el mundo. "Admito que esa cifra supera nuestros cálculos más optimistas", declaró.

Diouf también valoró: "Hemos medido a fondo el problema del hambre en el mundo, que no es un asunto humanitario sino un fenómeno mundial. Sólo juntos podemos enfrentarlo".

Comments are closed.