Biocombustibles: “culpables”

Un estudio interno del Banco Mundial que se filtró a la prensa responsabiliza a los biocombustibles por un 75% del alza del precio de los alimentos que en los últimos años hizo caer a unas 100 millones de personas por debajo de la línea de pobreza.;BBC Mundo, 04 de julio de 2008.


La investigación es revelada en su edición de este viernes por el diario británico The Guardian, indicando que el trabajo no se hizo público a fin de no confrontar con los gobiernos de Estados Unidos y de Europa.

El análisis de Don Mitchell, un veterano economista del BM, fue concluido hace dos meses -dice el artículo- pero no se divulgó porque contradice la visión de los asesores de la Casa Blanca para quienes estos carburantes sólo inciden en un 3% en la crisis alimentaria.

Contrariamente, el estudio de Mitchell, dice que los precios de los alimentos bajo análisis treparon un 140% desde 2002 y sólo el 25% de las causas de estos incrementos se debe a otros factores como sequías y el aumento en los valores del petróleo y los fertilizantes.

Más hambre en el mundo

La información se publica un día después de que el director general de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtiera que en 2007 el número de personas que pasa hambre en el mundo aumentó en 50 millones.

Durante una conferencia en el Parlamento Europeo, en Bruselas, Jacques Diouf, reclamó medidas urgentes para revertir esta situación que sólo el año pasado puso en situación crítica a una cantidad de gente que equivale a la población de Argentina y Chile juntas.

La voz de alerta del senegalés Diouf, se sumaba a otra llamado de atención esta semana procedente del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn.

"Si los precios de los alimentos suben aún más y los del petróleo se mantienen, algunos gobiernos ya no podrán alimentar a su población y, al mismo tiempo mantener la estabilidad de sus economías", advirtió en una reunión en Washington.

"El cuadro es de un mundo en crisis", aseveró al presentar un informe del FMI que, entre otras cosas, señala a Haití, Nicaragua y Honduras como los países más vulnerables en América Latina.

Coincidencias

La visión del FMI coincide con el análisis del Banco Mundial al que tuvo acceso The Guardian, al denunciar que los subsidios de Europa y Estados Unidos a los biocombustibles añaden "tensión" al mercado mundial de alimentos.

"La posición general del Fondo es que los subsidios deberían ser eliminados", le dijo el subdirector del departamento de Desarrollo y Revisión de Políticas, Mark Plant a la agencia de noticias EFE.

El análisis de Mitchell, del Banco Mundial, por su parte, señala que uno de los factores que disparó los precios de los alimentos son los incentivos oficiales a los productores para que destinen más superficie cultivable a la producción de granos aptos para biocombustibles.

Los otros dos factores, según el economista, hay que buscarlos en el desvío de grano destinado al consumo humano hacia el refinado de carburantes y la especulación que los biocombustibles generan en el mercado.

La cumbre de Hokkaido

Las voces de alerta se hacen sentir a sólo tres días de la cumbre del G8 que tendrá lugar en Hokkaido, en el norte de Japón.

Los líderes de las potencias industriales tienen como principales puntos de su agenda la crisis alimentaria, la escalada del precio del petróleo y la lucha contra el cambio climático, entre otros.

Mientras algunos creen que las evaluaciones del Banco Mundial, el FMI y organizaciones de la ONU como la FAO, ejercerán cierta presión sobre estos dirigentes, otros se muestran escépticos con los resultados concretos de la cumbre.

De lo que nadie duda es que el cuadro que presentará el mundo en esta ocasión difiere en forma considerable a la descripción que hicieron los gobernantes de estas naciones en la última cumbre realizada en Alemania, el año pasado.

En esa oportunidad, cuando el barril de petróleo rondaba los US$75 (un precio considerado alto en ese entonces), diagnosticaron de "saludable" a la economía global.

Comments are closed.