Santiago prohíbe circos que trabajen con animales

Ordenanza municipal. Según el alcalde Alcaíno, se los maltrata y viven en condiciones paupérrimas. El Mercurio, 24 de julio de 2008.


El alcalde de Santiago, Raúl Alcaíno, anunció la aprobación unánime de una ordenanza municipal que prohíbe la realización de espectáculos de circo en los que participen animales.

"Esta medida no es contra los circenses", aclaró, e incluye a todo tipo de espectáculos en que se presenten animales salvajes o domésticos. El alcalde dijo que lo que se busca resguardar aquí son los derechos de los animales, los que deben enfrentar, según dijo, tremendos sufrimientos de por vida realizando actos que van contra su naturaleza en condiciones paupérrimas.

"No me parece bien que la gente se entretenga a costa del sufrimiento de estos animales, que en la mayoría de los casos viven en pésimas condiciones. Los circos y espectáculos pueden ser igualmente atractivos sin necesidad de tener animales que vivan hacinados y alejados de su hábitat natural, y que en muchos casos, son maltratados", dijo.

Alcaíno invitó a los circenses a modificar sus espectáculos, considerando que la tendencia actual es a priorizar otros aspectos, como los malabarismos. La Coalición por el Control Ético de la Fauna Urbana felicitó a Alcaíno y resaltó que es el primer municipio que toma esta medida.

Estación Central acoge tradicionalmente los espectáculos circenses. Su alcalde, Gustavo Hasbún, consideró que es un error generalizar y que no es bueno prohibir en la medida en que existan los resguardos necesarios. Dijo que ha habido un esfuerzo notable en los circos por cambiar los criterios operativos en el tema de los animales.

El alcalde de La Florida, Pablo Zalaquett, es partidario más bien de una ordenanza que defina las normativas para que funcione un circo con animales, referida por ejemplo a su distancia de las casas, salubridad o ruidos. A su juicio, un circo sin animales es como "medio circo".

Comments are closed.