Las Ballenas regresan a Quintay

Cuando las ballenas se alejaron definitivamente de la bahía de Quintay, allá por la década de 1970, dejaban tras de sÍ una sociedad que las consideraba un mero recurso, objetos que podían ser explotados y aniquilados en beneficio de la industria nacional. Sin embargo, mucha agua ha pasado bajo el puente, y hoy las nuevas generaciones tenemos la oportunidad de reparar los errores que, por ignorancia o desidia, cometieron nuestros padres. Chilenos por la defensa de las ballenas, 03 de Agosto de 2008.


Gracias a los oportunos avisos de algunos amigos de la Red Ballenas, tenemos conocimiento de una noticia que nos alegra y nos conmueve: se ha avistado una ballena y su ballenato en las proximidades de la caleta de Quintay. Al parecer la ballena estaría explorando antiguas rutas de migración, que fueron violentamente cortadas durante el apogeo de la industria ballenera. Como lo han establecido recientes investigaciones, las ballenas son capaces de desviarse de sus rutas migratorias habituales, si es que identifican lugares favorables a mitad del viaje.

Cuando las ballenas se alejaron definitivamente de la bahía de Quintay, allá por la década de 1970, dejaban tras de si una sociedad que las consideraba un mero recurso, objetos que podían ser explotados y aniquilados en beneficio de la industria nacional. Por supuesto, no podemos que esto sucedía en el marco de un contexto histórico específico, en el cual la batalla por el crecimiento y el progreso tenían la preeminencia, arrojando una cortina de humo sobre problemas como la contaminación o el cuidado del medioambiente. Sería absurdo juzgar a aquellos que participaron en la industria que se generó en torno a la caza de la ballena, pues es absurdo juzgar a los hombres del pasado con criterios del presente.

Sin embargo, mucha agua ha pasado bajo el puente, y hoy las nuevas generaciones tenemos la oportunidad de reparar los errores, que por ignorancia o desidia, cometieron nuestros padres.

Cuarenta años después (parece que todos los éxodos tienen la misma duración), las ballenas regresan a Quintay y encuentra una sociedad completamente transformada. Un contexto histórico muy distinto, y definitivamente -gracias al decreto que las declara monumento natural-, más favorable para su conservación.

Las ballenas han regresado a Quintay. Lucharemos porque su estancia sea permanente.

Comments are closed.