Prevén graves daños al ecosistema con centrales energéticas en Ñuble

Graves daños al ecosistema pueden generar las centrales energéticas que han sido propuestas en la Provincia de Ñuble, específicamente en la zona cordillerana de las comunas de San Fabián y Pinto. La Discusion de Chillán, 18 de agosto de 2008.


Los cuatro proyectos de generación eléctrica conocidos hasta ahora están emplazados en el llamado corredor biológico que constituye una reserva mundial de especies endémicas del país, muchas de las cuales están en peligro de extinción.

Mientras se hacen denodados esfuerzos para salvar especies vegetales y animales, con inusitado interés se despliegan los intereses comerciales de empresas que ven un escenario propicio para sus iniciativas toda vez que el país requiere con urgencia producir energía limpia.

Para ambientalistas, si bien los proyectos deberían contemplar medidas de mitigación además de investigación para promover la multiplicación de especies, lo cierto es que con cada proyecto “se suman impactos”.

Pedro Arrey, director regional de Codeff, indica que “se puede instalar un proyecto de bajo impacto y se concretan compensaciones de acuerdo a la ley, pero la suma de los impactos de todos los proyectos pueden ser medios o altos”.

Para quienes tienen una mirada crítica sobre el tema, el principal factor de riesgo está dado por el uso de agua que es justamente lo que hace que exista el privilegiado espacio de conservación emplazado entre Los Nevados de Chillán y Laguna del Laja.

PROYECTOS.

Uno de los proyectos en marcha y que debieran comenzar en el verano es el de prospección de energía geotérmica en Los Nevados, cerca de Valle Hermoso.

Se trata de una inversión de 9 millones de dólares que considera en esta etapa construir dos pozos de 2.500 metros de profundidad cada uno. El proyecto, “Exploración geotérmica profunda en Nevados de Chillán sector Valle de las nieblas”, cubrirá una superficie de 4,6 hectáreas y se encuentra cercana a Valle Hermoso.

En el caso de la planta hidroeléctrica de la Compañía General de Electricidad en San Fabián, ella está detenida mientras el Consejo de Ministros de la Conama no se pronuncien respecto de reclamaciones presentadas por la entidad privada.

En el caso de La Punilla, que estará en San Fabián, debiera ingresar en noviembre el Estudio de Impacto Ambiental y según dijo el gobernador Igancio Marín se prevé su construccción para el 2010.

En Pinto, se ha promovido la construcción de una central en el sector de Aguas Calientes, sector cordillerano de la comuna de Pinto. Según dijo el alcalde de Pinto, Eduardo Larenas, los gestores de la iniciativa apuntan a desarrollar una central de unos 40 megawats que permitiría satisfacer las demandas de Chillán y otras comunas de Ñuble.

EFECTOS.

De todas las iniciativas, la que tendría efectos mayores sería La Punilla, puesto que inundaría unas 1.700 hectáreas y provocaría una fragmentación del ecosistema.

De esta manera, al ser divididos los ambientes naturales, se produciría una merma evidente en la capacidad de las poblaciones para trasladarse y buscar alimento.

Hasta ahora las compensaciones han estado vinculadas al espacio humano, centrándose en entregar a las personas afectadas nuevos terrenos para habitar o beneficios a través de planes de responsabilidad social empresarial.

Pero no existe un inventario acabado de la flora y fauna existente en la zona, que permita en el futuro hacer comparaciones.

Sin un insumo tan fundamental, no habrá posibilidad alguna de conocer el impacto real que tendrán las centrales energéticas en el desarrollo de la flora y fauna de la cordillera de Ñuble.

EL corredor es un espacio de unas 560 mil hectáreas que proporciona conectividad entre paisajes, ecosistemas y hábitats naturales o modificados y asegura el mantenimiento de la diversidad biológica.

Está identificada como un sitio prioritario en la estrategia nacional de conservación de la biodiversidad y además como una de las ecoregiones prioritarias por el Fondo Mundial para la Conservación(WF). En la zona han sido identificadas 41 especies endémicas de plantas y 40 especies de aves, peces, reptiles, anfibios y mamíferos considerados en riesgo.

Si bien el huemul es el animal más representativo del corredor biológico, existen muchos otros que al igual que él, están en peligro de extinción.

En el corredor, han mermado en su población especies como Gato colocolo, Piuquén, Quique, Lagarto de corbata, Monito del monte, Pato gargantillo, entre otros.

Sin embargo, sería el huemul el que estaría en peores condiciones de conservación de tal forma que no quedarían más de cincuenta individuos.

“Está en un nivel crítico y las acciones que se deben tomar son urgentes. En los ecosistemas que habitan se estiman que no hay más de cincuenta y ello para cualquier especie es un número absolutamente inviable si no se toman medidas a corto plazo”. Rodrigo López directivo de Codeff, señaló que se han realizado diversas acciones de entidades públicas y privadas para avanzar en la conservación del huemul, estudiándose el traslado de especímenes desde Coyhaique..

Comments are closed.