Senadores acuerdan regular sólo vegetales genéticamente modificados

“Optamos por el criterio de reducir al máximo las definiciones científicas en la ley, ya que lo razonable es dejar que esto quede entregado al debate académico, lo cual nos va a ayudar a simplificar este proceso” dijo el senador Hernán Larraín, al asumir las complejidades técnicas de legislar sobre este tema. El Mostrador, 20 de agosto de 2008.


Como ”un tema complejo pero donde es posible seguir avanzando”, calificó el senador Hernán Larraín (UDI), presidente de las comisiones unidas de Agricultura, Salud y Medio Ambiente, el proyecto, en primer trámite, que establece un marco regulatorio para los vegetales genéticamente modificados.

La iniciativa generó un intenso debate en la sala cuando fue aprobado en general debido a las ventajas y desventajas que pueden tener para la salud humana, la agricultura y la economía la existencia y producción de vegetales transgénicos.

Por ello, se acordó que el proyecto, que tuvo su origen en una moción de los senadores Alberto Espina (RN), Andrés Allamand (RN), Juan Antonio Coloma (UDI), Fernando Flores (ind.) y Eduardo Frei (DC) fuera analizado en particular por las comisiones unidas. Al respecto, Larraín precisó que “con la colaboración de especialistas hemos ido despejando los aspectos más conceptuales de esta iniciativa que obviamente requiere de un apoyo científico muy importante”.

Por ello, aclaró que “optamos por el criterio de reducir al máximo las definiciones científicas en la ley, ya que lo razonable es dejar que esto quede entregado al debate académico, lo cual nos va a ayudar a simplificar este proceso”.

En ese sentido, aclaró que “las comisiones unidas acordaron circunscribir el análisis del proyecto sólo a lo relativo a los vegetales genéticamente modificados y no a todos a los organismos genéticamente modificados”.

El parlamentario se mostró optimista de poder lograr un acuerdo sobre estas materias ya que “Chile necesita en forma urgente una legislación pues, hoy vivimos una situación bastante absurda porque solo podemos exportar semillas y no se pueden cultivar ni puede haber producción en el país”.

Lo paradojal, recalcó el senador gremialista, es que “nosotros importamos a precios más caros productos elaborados que son genéticamente modificados y los consumimos igual. Eso es lo que queremos cambiar con mayor información y regulación porque va en desmedro de nuestros agricultores”.

Larraín precisó también que “parte del proyecto busca definir cómo se realizaría esta producción y eso supone un procedimiento muy estricto para garantizar que las zonas de cultivos van a ser muy acotadas para asegurar que no va a hacer transposición ni irradiación sino que va a estar circunscrito en un área específica de producción de vegetales genéticamente modificados”.

Comments are closed.