Viviendas “solares” permitirán ahorro de $10 mil al mes

Tecnología se instalará en casas nuevas desde 2009, según Hacienda. Viviendas de hasta 2.000 UF recibirán el total del costo del colector solar, beneficio que disminuirá gradualmente para casas de hasta 4.500 UF. Los paneles pretenden cubrir el 52% de las necesidades energéticas de un hogar y evitar la emisión de 378 kg de CO2. La Nación, 26 de agosto de 2008.


Aprovechar la crisis energética para darle un impulso a las energías renovables. Ése es propósito de dos de los cinco anuncios incluidos en el paquete de medidas anti-inflación dado a conocer por Hacienda el pasado viernes, según el ministro de Energía, Marcelo Tokman.

El primero: un fondo de US$ 400 millones para el desarrollo de iniciativas energéticas de este tipo en el país. El segundo: US$ 40 millones anuales destinados a apoyar la economía de las familias de clase baja y media: la creación de un crédito tributario para la instalación de colectores solares en casas nuevas básicas y de hasta 4.500 UF. Una iniciativa que además de ayudar al medio ambiente, significa un cambio en el segundo gasto energético más grande de las viviendas: el agua caliente.

Energía limpia y ahorro

La energía solar térmica es la más limpia, segura y renovable, según Tokman. Sus costos de mantención son muy bajos y los sistemas funcionan durante décadas.

Según los estudios elaborados por la consultora Transénergie -para la Comisión Nacional de Energía- en una familia promedio (de cuatro integrantes) la conversión permitiría un ahorro de hasta 10 mil pesos mensuales, en relación al costo de gas natural para agua caliente sanitaria. Además evitaría la emisión de 378 kg de CO2.

No es todo. Una instalación solar térmica con colectores planos de dos metros cuadrados y un tanque de almacenamiento de 150 litros (medida estándar del anuncio) contribuiría a cubrir un 52% de las necesidades energéticas para el calentamiento de agua de un hogar.

Todo esto además de reducir la dependencia de los combustibles importados, algo que a nuestro país le pesa de sobremanera: actualmente, Chile importa casi dos tercios de su matriz energética primaria.

Aunque todavía no está clara la forma en que se aplicará el beneficio tributario, que costea completamente el colector en viviendas de hasta 2000 UF y parcialmente en las de hasta 4500 UF, la medida no es menor.

Actualmente, el sistema de conversión -de gas natural a solar- cuesta unos 700 mil pesos, a los que se suman unos veinte mil de mantención anual, aunque los precios pueden variar según el país de fabricación y el tipo de material receptor.

Plan Nacional

El anuncio de Hacienda era el impulso que faltaba para el lanzamiento del Programa Nacional de Calentadores Solares (PNCS), un anhelo que la Comisión Nacional de Energía (CNE) persigue hace por lo menos cuatro años.

Según los estudios elaborados por la consultora Transénergie para el PNCS, el apoyo estatal era justamente lo que hacía falta para derribar barreras en pos de la conversión a energías renovables. "La radiación solar en Chile hace que la instalación de estos sistemas sea conveniente casi en la totalidad de nuestro territorio. Esta es una inversión rentable para las familias y para el país, ya que se paga con el ahorro que se generará por la disminución en el consumo de combustibles fósiles", dice el titular de Energía.

En efecto, los sistemas solares térmicos tienen en Chile un potencial de crecimiento muy importante e inciden directamente en la economía hogareña (ver infografía).

Los estudios encargados por el CNE llegaron a la conclusión de que si se llegaba a aplicar una política de apoyo -legalmente aprobada- para instalar colectores solares en edificios residenciales nuevos, se podría alcanzar una superficie de colectores de 2 millones de metros cuadrados en el año 2020. Una medida clave tomando en cuenta que el consumo de energía para producir agua caliente sanitaria supone el 26% del consumo de energía total de nuestros hogares, y se ubica como el segundo uso energético doméstico más importante después de la calefacción y la refrigeración. Y que además lograría unas cinco mil nuevas plazas de trabajo. "Claramente, estamos convirtiendo la crisis que enfrentamos en una oportunidad", dijo Tokman.

Comments are closed.