Documental denuncia desastre ecológico en Valdivia

“Ciudad de papel” se estrena este miércoles en el Cine Arte Alameda.;Desde el 2004, la muerte y migración de cisnes de cuello negro en Valdivia ha sido enorme. Hoy no quedan más de 350. El trabajo cinematográfico de Claudia Sepúlveda revela los tremendos daños ambientales a la ciudad y el movimiento ciudadano contra Celco, la empresa responsable. La Nación, 08 de septiembre de 2008.


Durante el 2004 la ciudad de Valdivia fue protagonista de un hallazgo ecológico desastroso. Un centenar de cisnes de cuello negro fueron encontrados muertos en el Santuario del Río Cruces producto de la contaminación de la industria celulosa Celco.

En su objetivo por detener esta catástrofe, los ciudadanos debieron enfrentar un intenso conflicto económico, político y judicial que desbordó las instituciones ambientales y empujó la urgencia de reformarlas.

"Ciudad de papel" de la directora nacional Claudia Sepúlveda registra estos polémicos sucesos y se inmiscuye en los detonantes más relevantes de este conflicto ambiental. "Celco funciona desde febrero de 2004 y ya el primer día había unos olores espantosos en Valdivia. Los ciudadanos protestaron, se organizaron y empezaron a presionar para que la empresa fuera sancionada. A partir de la muerte de los cisnes se hizo común hablar de un antes y un después de Celco. Tanto, que la discusión que comenzó con el desastre de Valdivia sigue resonando hasta hoy en las reformas ambientales que se discuten en el parlamento", dice Sepúlveda.

PRESIÓN Y EXTORSIÓN

El documental denuncia las grandes anomalías de la empresa Celco en el ejercicio de sus funciones, como la creación de una planta con un 60% más de capacidad de producción de lo que fue autorizada, realizar descargas de derrames tóxicos de forma clandestina al río Cruces y descargar durante años cuatro compuestos no declarados (por eso no fueron evaluados).

"Esta empresa, por lo que hemos visto, tiene unos procedimientos ambientales y sociales que lindan verdaderamente en lo matonesco. La mayor contaminación a estas alturas, ya ni siquiera es la ambiental. Es la contaminación moral que Celco genera con su forma de actuar, donde combina presión y extorsión", asegura la cineasta.

El Santuario Río Cruces recorre seis mil hectáreas de terreno y está protegido por la Conaf y por la convención internacional Ramsar. Sin embargo, sus aguas continúan contaminadas con gran cantidad de metales pesados en sus sedimentos. "El luchecillo, que es la planta de la que se alimentaban los cisnes, no se ha recuperado, y hoy hay menos cisnes que nunca, sólo 350. Cuando Celco empezó a funcionar el 2004, había más de ocho mil en el Santuario. Lo peor de todo es que la empresa sigue negando su responsabilidad, a pesar de haber incumplido gravemente las leyes", dice la cineasta.

Hoy, Celco sigue funcionando sin cumplir con la evaluación ambiental de los compuestos que causaron el desastre (Aluminio, Sulfatos, Manganeso). Y la Corema de la nueva Región de los Ríos autorizó a la empresa para que vuelva a producir al 100%. "‘Ciudad de papel’ habla de un sistema de evaluación ambiental, de una institucionalidad ambiental, que no funciona. No debería ser necesario llegar al Presidente para que los ciudadanos pidan que las leyes se cumplan. El conflicto político es justamente ese: que en Chile el tema ambiental no tiene prioridad", concluye la directora.

Comments are closed.