La polémica detrás de la política energética

Qué debe hacer Chile para reducir su consumo y ganar su autonomía. El objetivo país es claro: dejar de depender del exterior. Cómo hacerlo es la gran pregunta. Los ministros de Energía y Hacienda impulsan subsidios para nuevas energías, mientras el ex Presidente Frei y otros actores prefieren explotar los recursos hídricos y la opción nuclear. La Nación, 02 de septiembre de 2008.


Aún cuando por primera vez desde 1982 el consumo energético de nuestro país bajó en un 1,2%, frenando con ello un incremento sostenido y preocupante, las autoridades no cantan victoria.

Según el ministro de Energía, Marcelo Tokman, todavía existe un déficit de un 20% de la energía acumulada, pero se espera que el deshielo próximo y la temporada estival bajen la demanda de energía para los próximos meses. "No es posible que el país siga pasando de una crisis a otra. Las medidas que tomamos fueron para tratar de minimizar los efectos de la crisis actual y en parte se ha logrado".

Tokman destacó que la aparición tardía de lluvias detuvo el opaco panorama que se preveía para este año, en el que se barajaba una sequía prolongada y medidas como racionamiento. Además, hubo problemas con algunas plantas de generación, como la Central Nehuenco, lo que incrementó la incertidumbre.

Así lo sostuvo ayer durante la presentación del libro "Los desafíos energéticos de Chile", texto que recoge en 19 artículos proposiciones de autoridades y académicos frente a los desafíos energéticos a corto y largo plazo y que fue la excusa perfecta para exponer las visiones que cada sector tiene frente a los problemas energéticos.

Eugenio Rivera, editor del libro y director del área de regulación de la Fundación Chile 21, declaró que el texto evidencia la complejidad del problema en un escenario donde el Estado tardó mucho en aparecer. "El mercado y el sector privado son protagonistas en este tema. Falta que el Estado asuma una política energética", dijo Rivera, quien llamó a ampliar la discusión, abrir el debate y actuar pronto para hacerle frente al incremento de precios.

Tokman y el embajador de EE.UU. en nuestro país, Paul Simons, destacaron los impactos que puede lograr la promoción de las ERNC, mientras los senadores Frei y Ominami propusieron la explotación de las cuencas y la implementación de energía nuclear.

El parlamentario DC fue más allá. Hizo una apuesta por la hidroelectricidad y sostuvo que las ERNC son una alternativa cara "que todos pagaremos" (ver recuadro). Ello minutos después que el secretario de Estado enumerara los avances que se han hecho últimamente para impulsar justamente la generación de este tipo de energías para disminuir la dependencia del abastecimiento extranjero.

Tokman dijo que tanto la baja en el consumo residencial como la promoción de nuevas energías deben llevar incentivos adicionales para asegurar los objetivos planteados. "Tenemos que remover las múltiples barreras que hoy tienen las ERNC para dejar de ser tan vulnerables", sostuvo y aprovechó de explicar que hay que conciliar los impactos ambientales con la necesidad de energía y que muchas autoridades se oponen públicamente a estos proyectos sólo para ganar adeptos.

Dependencia del exterior

Chile importa casi el 70% de su energía primaria, generalmente en combustibles tradicionales: petróleo (98% del consumo), gas natural (75%) y carbón (96%).

Con subsidios y créditos tributarios la Comisión Nacional de Energía busca impulsar las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) con el fin de dejar de ser tan vulnerables al suministro externo.

Comments are closed.