Las denuncias ecológicas del reciclado Sergio Nuño

Con un ciclo centrado en una vasta exploración de las costas chilenas, el realizador Sergio Nuño vuelve a la carga con “La tierra en que vivimos”. A través de sus imágenes, el programa mostrará los idílicos parajes que se esconden bajo el mar, pero profundizará en los daños producidos por la acción humana, las industrias mineras y celulosas, además de los nefastos efectos de la pesca de arrastre. ¿Alguna propuesta? Nuño quiere un parque nacional marino. La Nación, 09 de septiembre de 2008.


"La tierra en que vivimos" cumple hoy martes 27 años al aire. Y que mejor forma de celebrar que una nueva temporada en la que el realizador Sergio Nuño se sumergirá por las "Costas secretas de Chile", desde Arica a Chiloé. Se trata de un extenso período de grabaciones, que abarcó desde enero de 2007 hasta abril pasado, en que junto a su equipo descubrieron graves daños medioambientales, los que serán presentados en esta travesía "dividida en diez tramos".

"La tierra en que vivimos" apunta su cámara a la fauna marina, la intervención humana, la contaminación, la alteración de los ecosistemas y la responsabilidad de la industria de la minería y la celulosa, en el norte y en el sur. "Mi propuesta concreta es que se declare un gran parque nacional marino, entre Arica e Iquique, por toda la costa. Es una zona que todavía no la hemos violado, que aún no destruimos. No debería haber explotación marina en 18 kilómetros mar adentro A diferencia de los programas de denuncia como "Informe Especial", nuestro énfasis está en descubrir las maravillas de las costas y sus problemas, lo bueno y lo malo, sin centrarnos en lo malo. También hay un capítulo sobre Tocopilla, un lugar tremendamente muerto, es un anuncio de lo que le puede pasar a nuestras costas si no nos preocupamos", anticipa.

Entre los temas más espinudos del ciclo están los efectos de la llamada pesca de arrastre, una cuestionada práctica de las pesqueras que arrasa con todo lo que está en el fondo marino, y por el que Chile ha sido denunciado ante organismos ambientales. Nuño llama la atención por la indolencia de las autoridades frente al tema y los intereses políticos y económicos involucrados.

Cabe recordar que durante la discusión de la llamada Ley de Pesca, surgió en diciembre de 2002 una polémica por la denuncia del ecologista Marcel Claude, entonces director ejecutivo de la Fundación Terram, quien acusó en el programa "El termómetro" a Andrés y Adolfo Zaldívar por vinculaciones con el grupo Angelini y no haberse inhabilitado durante la tramitación legislativa. El ecologista fustigó el hecho de que en el Senado se votara una ley que favorecía los intereses del grupo económico.

"Va a haber capítulos muy peludos, los primeros serán amorositos y donde verán a un Nuño simpático, pero ya van a ver después", adelanta.

Al respecto, Nuño dice que el Estado no ha mostrado interés en remediar los efectos de la pesca de arrastre. "No veo a nadie con la más mínima inquietud política. Este país es gobernado por políticos, no por técnicos. Sólo hay que preguntarle a cualquier niño chileno si sabe distinguir un congrio de una pescada. Y vivimos al lado del mar, del cual deberíamos alimentarnos, en vez de comer asado de vaca. ¿Cuándo se ha visto que para un 18 se coma pescado? Aunque, sí somos un país que come pescado, porque comemos pollo, y el 99% del pollo se alimenta con harina de pescado, es pescado reciclado", ironiza.

Picorocos al fondo del mar

-¿Qué piensa de la actitud indolente frente a la pesca de arrastre y el daño a los recursos marinos?
-En un año y medio navegando nunca vi pesca de arrastre, es un enigma. Hemos visto el tema gravísimo de la pesca de arrastre, sin embargo y curiosamente con la pesca de arrastre nunca ves a nadie haciendo pesca. Pero todo el mundo habla de ello, desde Arica hasta Chiloé, como el principal responsable de todo el daño a nuestras costas, rompe todo, arrastra todo para sacar cuatro cosas. Dentro de esas redes viene de todo, incluido lobos marinos, delfines, pingüinos, cormoranes. Y como todo eso se muele para hacer harina, da lo mismo lo que va adentro. Fuimos capaces de casi extinguir la sardina española y la anchoveta, de la cual vivían los guanalles, que producían guano. Pero nadie sabe ni cuándo ni dónde. Pero que se hace, se hace. Este tipo de pesca grafica nuestro mundo real, los países subdesarrollados, los países chicos que nos creemos grandes somos los picorocos que estamos al fondo el mar.

 

Comments are closed.