Piden que esmog no quede para marzo

Mientras Cenma prepara inventario de emisiones actualizado, universidades trabajan en un nuevo sistema de pronósticos. El balance de los episodios críticos de 2008 se vio favorecido por las condiciones meteorológicas. Manuel Merino, del Cenma, y Patricio Pérez, de la Usach, desmenuzan balance de episodios críticos 2008.; La Nación, 09 de septiembre de 2008.


En septiembre el esmog deja de ser un tema que ahoga y es hora de balances. Este año se constataron 6 preemergencias y 14 alertas ambientales, mientras que en 2007, se registraron 6 preemergencias y 22 alertas. Es decir, 8 episodios más. En cuanto a las concentraciones de Material Particulado (PM10), se pasó de los 85 mg/m3 (microgramos por metro cúbico) de 2007 a 76 mg/m3 este año. ¿Da para celebrar?

"Este año tuvimos mejores condiciones meteorológicas. Las medidas de control de la contaminación no explican la mejoría", explica el académico de la Usach Patricio Pérez. "Hubo una mayor frecuencia e intensidad de los sistemas frontales y, por otro lado, un mayor número de entradas de aire costero, fenómenos que ayudan a la ventilación de la cuenca", agrega el meteorólogo del Centro Nacional del Medio Ambiente (Cenma), Manuel Merino.

Las estadísticas, entregadas ayer por el intendente Álvaro Erazo y el director de Conama RM, Alejandro Smythe, cuentan la incorporación oficial de la estación de monitoreo de Cerro Navia, gran responsable de que los números se fueran a gris. Un dato: el peak del Índice de Calidad del Aire referido a Partículas (ICAP), este año fue de 444, verificado en esa estación el domingo 1 de junio. Fue el más alto de los últimos nueve años. Merino entrega otro antecedente: el 12 de mayo de 2007, la misma estación -no oficializada entonces- marcó un ICAP de 470. "Son valores muy altos y preocupantes", comenta Merino. "Apuntan a que hay que seguir tomando medidas de reducción de emisiones que tengan más peso y fuerza de manera que sean capaces de contrarrestar el crecimiento de la ciudad", dice.

Los expertos llaman a las autoridades a no dormirse hasta marzo cuando el panorama se vuelve otra vez oscuro. Cenma está desarrollando un nuevo inventario con datos de 2007 que debiera estar listo en diciembre. Será dinámico: "Si alguna de las fuentes emisoras cambia radicalmente eso será incorporado para apoyar con datos actualizados a las autoridades en la toma de medidas", cuenta.

Pérez explica que hay grupos de expertos en geofísica en las universidades de Chile y Andrés Bello que trabajan en un modelo numérico -alternativos al oficial Casmassi, que tuvo un 84% de acierto, y al Neuronal- que mezcla las variables meteorológicas y químicas. "Sería bueno que se trabajara en ellos para que entre en marcha blanca el 2009". También pide estudios para identificar de manera precisa las fuentes que se disparan durante los episodios críticos de contaminación. La ciudadanía también tiene tarea: el Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) está en la etapa de discusión pública. "Las entidades y los ciudadanos debiera aportar con sugerencias de manera de proponer medidas que sean eficientes y efectivas para reducirlo", concluye Merino.

Comments are closed.