Preocupante nivel de residuos en vegetales

Plaguicidas y patógenos. Ahora frutas y verduras de consumo nacional revelan exceso de agroquímicos, residuos de plaguicidas no registrados y coliformes fecales. Revista del Campo da a conocer los datos y posibles soluciones. El Mercurio,15 de septiembre de 2008.


Cuando parecía que el tema dioxinas se estaba apaciguando, un par de estudios sobre frutas y verduras en el mercado interno pone de nuevo en tela de juicio la inocuidad de algunos alimentos, dejándola en el ojo del huracán.

¿La razón? El uso de pesticidas no autorizados; el exceso de hasta 300% en residuos de agroquímicos y presencia de coliformes fecales en aguas de riego que superan el umbral establecido por la norma chilena. Así lo determinaron dos estudios realizados por el SAG y el Inia que concluyeron en el primer semestre de 2007. Hasta ahora sus conclusiones no habían salido a la luz pública.

"Manejo de agroquímicos en sistemas hortícolas" se denomina la investigación realizada entre 2003 y 2007 por el SAG y el Inia, y "Programa de monitoreo de residuos de plaguicidas en vegetales, año 2006", se denomina el segundo diagnóstico que hizo el SAG, y que complementa la investigación realizada anteriormente, al incorporar muestras frutícolas. En ellos aplicaron una forma metodológica y ajustes estadísticos que avalan los resultados (ver recuadro de metodología estadística).

Excesos en residuos

El uso de agroquímicos para la producción competitiva es necesario. Por más que la tendencia apunte hacia lo orgánico, lo cierto es que la fertilización de suelos de cultivo y el uso correcto de plaguicidas permite que a nivel mundial exista el volumen de alimentos y en las condiciones que pide el consumidor mundial. El tema entonces no es que no se usen, sino cómo se están usando.

"Los pesticidas no son malos, es como decir que las medicinas hacen mal. Ahora, la administración inadecuada puede ser fatal. Requiere de un proceso de educación y de concientización, pero su uso es una excelente herramienta para producir más cultivos y alimentos para Chile", explica Agustín Aljaro, investigador de Inia La Platina.

Según los resultados totales de las investigaciones, pareciera que hay un camino largo hacia la "concientización" que puntualiza Alfaro. Las cifras lo dejan más que claro. En lechugas no debería haber más de 0,05 mg/kg, del agroquímico metamidofos; en una muestra se encontraron hasta 10,83 mg/kg; es decir, se sobrepasó 119 veces la cifra límite, según la normativa de la UE (ver recuadro de los límites sobrepasados). Con los nitratos pasó algo parecido: del total de la muestra, se encontraron en los tejidos vegetales de lechugas, repollos y apios, residuos que sobrepasaron en más de 30% los requerimientos de nitrato. La sobre fertilización con nitrogenados podría explicar el fenómeno.

El problema es que "la alta ingesta de nitrogenados puede generar en el tracto digestivo nitrosaminas, componente orgánico de comprobada acción cancerígena", según se indica en los informes.

La industria y el Gobierno, relativizan los resultados.

‘No es bueno estar sobre la norma, pero el impacto depende del hábito de consumo. No es lo mismo si se consume un kilo de tomates a la semana que un kilo al día’, explica Rafael del Río, presidente de Afipa.

Para Francisco Bahamonde, director del SAG, los resultados son un indicador que debe ser tomado en cuenta, pero que además debe compararse con los reportes de rechazo de frutas nacionales exportadas a la Unión Europea.

"Todo es perfectible, y este diagnóstico nos permite ver si las acciones están bien o mal encaminadas para mejorar lo que se está haciendo. Pero, además, debemos comparar los reportes de residuos de frutas que exportamos a la UE. De los millones de cajas, 3 o 4 son rechazadas en un año", sostiene.

Para Bahamonde, la muestra con malos resultados podría no ser tan vasta, ya que no incluyó, por ejemplo, la realidad de la fruta exportada a la UE.

Pero hay que recordar que no toda la fruta es producida para exportación. La única opción de venta para muchos pequeños productores es dentro del país. Y, justamente es ese nicho desprotegido, menos regulado y fiscalizado, el que podría ser el mayor culpable de los indicadores negativos.

Pero no sólo de excesos pecaron los resultados. También se detectó la presencia de agroquímicos no autorizados en casi el 9% del total de las muestras (ver recuadro de los no autorizados). La cifra no es menor, principalmente al proyectar dicho impacto, en la salud del consumidor.

"Es peligroso y grave aunque sea un 0,01% porque puede dañar la salud de una persona. Cualquiera sea la cifra, donde está la vida en juego, el indicador es peligroso", revela Aljaro.

Entre los vegetales afectados, los pimientos y las uvas se sacaron la peor nota. Ambos productos mostraron mayor trasgresión al tener residuos de dos agroquímicos no registrados.

‘El plaguicida está registrado por el SAG, pero no tiene extensión de uso para todos los productos’, explica del Río.

lechugas y aguas

Aparte de la problemática de los agroquímicos, un tercer y delicado punto registrado fueron los patógenos presentes en aguas para riego y en una muestra complementaria realizada en lechugas. El vacío del estudio respecto del tema es que no precisa los caudales examinados. Lo único que se sabe es que son 118 muestras de aguas tomadas desde cursos superficiales de la I, IV, V, VI y VII Región.

El resultado global de las mediciones en aguas superficiales para riego promedia los 12 mil NMP (número más probable) de coliformes fecales por 1.000 ml. Este valor está 12,5% encima del umbral de la norma chilena para aguas de riego, cuyo límite son 1.000 NMP.

En el caso de las hojas de lechugas analizadas, el 10% de las muestras superó los 1.000 NMP de coliformes en tejidos, lo cual es justamente el límite de colonias que soporta la norma.

"Mil es un indicador que aguanta en el caso de lechugas. Está dentro del reglamento, pero manifiesta una contaminación. En todo caso, eso no significa necesariamente que se afecte la salud de las personas", explica Manuel Espinoza, director de la red de alimentación escolar para América Latina.

Por su parte, Aljaro es reflexivo respecto de los altos indicadores.

"El tema está mucho mejor que cuando explotó el cólera. Hay más conciencia, se riega desde pozos más profundos y hay controles del SAG. Por supuesto que es grave que se produzcan escapes, pero hay que contextualizar y reconocer que el sistema se está manejando de una mejor forma".

¿Qué se hará?

El crecimiento agrícola de Chile de los últimos años se ha fundado en las exportaciones. Hay diversos protocolos para la Unión Europea, Estados Unidos y los mercados asiáticos. Incluso, ahora el retail, a través de compradores mayoristas y supermercados particulares, imponen sus propios requisitos para la fruta chilena que va a exportación. Pero toda esa rigurosidad no es aplicable al mercado interno.

"Hay exigencias para la UE y EE.UU., y también para empresas compradoras puntuales, pero el mercado interno se aleja de esa realidad, sobre todo las hortalizas, ya que buena parte de ellas es para el mercado nacional", explica Alejandro Cifuentes, presidente del Comité de Hortalizas, Hortach.

Y la desprotección puede repercutir fuertemente en la salud de las personas. ¿Qué se hará al respecto?

"Debemos rediseñar y fortalecer la red, para proteger la salud humana. La futura Agencia de Inocuidad Alimentaria promete ser un gran avance en la materia.", explica Jeanette Vega, subsecretaria de Salud.

Por otra parte, las soluciones del SAG apuntan a intensificar la capacitación, la fiscalización, sanción en casos en que se infrinja la norma, y la modernización de la reglamentación de registro a más tardar el primer trimestre de 2009. Esto último implica analizar los puntos críticos nacionales, a nivel de toxicología, de residuos, degradación, y medio ambiente.

Otra solución a mediano plazo, podría ser el protocolo de Buenas Prácticas Agrícola para el mercado interno, que proyecta Hortach. Éste incorporaría un sistema integrado de alertas, controles, anuncios, capacitación, y manejo. El sello sanitario que impulsa el gremio está en una fase piloto y podría estar a disposición de los agricultores nacionales a fines de 2008 o principios de 2009.

Mientras las soluciones se promuevan y apliquen la clave estaría en la integración multiservicios en pro de la inocuidad de alimentos. "Más que hacernos cargo en particular (cada macro departamento), debemos descubrir cómo integrarnos, ya sea en una comisión, una estructura o un algo que aglomere alimentos. Lo que hacemos ahora es ensayo y error, y eso no puede ser", concluye Vega.

Los no autorizados

ENTRE LOS CULTIVOS MUESTREADOS, SE ENCONTRARON RESIDUOS DE PLAGUICIDAS REGISTRADOS, PERO NO AUTORIZADOS PARA EXTENSIÓN DE USO EN TODOS LOS PRODUCOTS APLICADOS. ALGUNOS SON: CHLOROTALONI (ACELGA), THIABENDAZOLE (DURAZNO, REPOLLO Y LECHUGA), MICLOBUTANIL (FRUTILLA), TRIADIMENOL (PIMIENTO, TOMATE Y UVA DE MESA), ENTRE OTROS.

Más de 600 verduras y de 141 frutas

LA METODOLOGÍA ESTADÍSTICA AVALA LOS RESULTADOS ENTREGADOS. PRIMERO SE RECOLECTARON MUESTRAS REPRESENTATIVAS (A PARTIR DEL TOTAL SEÑALADO EN EL VI CENSO AGROPECUARIO 2007) DEL NÚMERO TOTAL DE AGRICULTORES DEL PAÍS; SEGUNDO, SE APLICARON EXHAUSTIVAS ENCUESTAS A PRODUCTORES Y, FINALMENTE, SE HICIERON ANÁLISIS DE MUESTREOS A TEJIDOS VEGETALES, SUELOS Y AGUAS. LAS MUESTRAS FUERON RECOGIDAS EN LA MADUREZ DE COSECHA Y DESDE LA ESTANTERÍA DE SUPERMERCADOS, Y ALMACENADAS A 4° C. LOS ANTECEDENTES FUERON PROCESADOS POR LABORATORIOS NACIONALES COMO ANALAB, CENTROS COMO EL INIA Y POR EXPERTOS MUNDIALES EN EL TEMA COMO IAN REICHSTEIN Y LUIS MARTÍN–PLAZA.

DE LA MUESTRA TOTAL (ENTRE AMBOS ESTUDIOS), SE ANALIZARON 141 FRUTAS, Y MÁS DE 600 VERDURAS, RECOGIDAS A LO LARGO DEL PAÍS.

LOS RESULTADOS FUERON REVISADOS SEGÚN LAS NORMAS DE REFERENCIA PARA EL MERCADO INTERNO EN LA MATERIA; ES DECIR, LA RESOLUCIÓN EXENTA 581 DEL MINISTERIO DE SALUD DEL AÑO 1999, EL CODEX ALIMENTARIUS Y TOLERANCIAS ESTABLECIDAS POR LA UNIÓN EUROPEA (UE).

Comments are closed.