Fanáticos de las aves aprovechan la diversidad de la zona de Valparaíso

Habrá charlas y salidas diurnas de observación en terreno. Estarán en La Campana y Cochoa. La base será Viña del Mar, una de las ciudades chilenas que tiene mayor variedad de especies. El Mercurio, 28 de octubre de 2008.


El Castillo Wulff, entre el Cap Ducal y el nuevo Sheraton Miramar, será, a partir del jueves, el lugar de reunión de los observadores de aves.

La pacífica actividad no es muy popular por estos lados, pero sí enormemente masiva en el Hemisferio norte. "Inglaterra es como la nación madre de esto, así que todos los países de la Commonwealth son muy aficionados, han heredado el tema", comenta Rodrigo Tapia, biólogo y ornitólogo, socio de Aconcagua Birding, una empresa que se dedica al avistamiento de aves. "Por eso la mayoría de nuestros clientes vienen de las islas británicas, de Canadá, de EE.UU., de Australia, Nueva Zelandia y Sudáfrica".

Aconcagua Birding, junto a la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Viña del Mar y la carrera de Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello, está organizando el Primer Festival de Aves de Chile. Comienza el jueves 30 de octubre y culmina el domingo 2 de noviembre.

No es casualidad que el evento se realice en la Quinta Región. Viña del Mar, junto a Valparaíso, son de las ciudades que cuentan con mayor diversidad de especies en Chile. "Alrededor de un tercio de las aves del país están en Viña", afirma Tapia, quien empezó de niño con este pasatiempo. La principal ventaja es que los lugares de observación "están a una distancia bastante corta y se pueden recorrer en un tiempo razonable".

La agenda es rica y entretenida. En excursiones durante la mañana, el jueves irán a los humedales de Mantagua, el islote de Cachagua y a Cochoa. El viernes partirán al Parque La Campana. El sábado, mar adentro, donde admirarán a los albatros de Humboldt. El domingo viajarán a la zona de Portillo, en la cordillera de los Andes.

Asimismo, el Festival contempla una conferencia del experto Álvaro Jaramillo, autor del libro "Aves de Chile", que marca un "antes y un después" en esta materia, según Rodrigo Reyes, socio de Tapia en Aconcagua Birding.

Uno de los auspiciadores del evento es Swarovski Optik, fabricante de binoculares, herramienta esencial para este hobby. Ayudan a "meterse en el mundo íntimo del ave", dice Rodrigo Tapia. "Hay aves que son menos tímidas y permiten cierto acercamiento, pero otras no".

El objetivo fundamental del encuentro, para el cual todavía se reciben inscripciones en www.festivaldeavesdechile.cl, es promover a Viña del Mar como centro de este "turismo de actividades especiales" (que es el nombre de uno de los cinco clusters fundamentales del Consejo de Innovación), contribuyendo a hacer de Chile un destino interesante para los observadores de aves (birdwatchers) del mundo.

Observando las aves costeras

El biólogo Jaime Rau, de la Universidad de los Lagos, dictará hoy, a las 11:30, la charla "Biodiversidad de aves costeras y marinas del sur de Chile" a niños de 5° y 6° básico de Valdivia. La cita es en la Sala Paraninfo de la UACh. En el resto del país se puede seguir el evento en línea en www.uach.cl/tvaustral.

Si quiere saber más sobre nuestras aves costeras, visite el maravilloso sitio www.cmarina.org/avescosteras, donde encontrará fichas con los datos más relevantes de las aves y actividades para los más pequeños.

Comments are closed.