Oceana critica cluster acuícola y reitera llamado a elevar estándares ambientales

La organización internacional de conservación marina Oceana criticó la creación del llamado clúster acuícola, lanzado recientemente por el Gobierno en Coquimbo.;La entidad calificó como imprudente y carente de base científica, la meta fijada por el clúster de duplicar al año 2015 las exportaciones de productos acuícolas, especialmente de los derivados del salmón de cultivo, considerando los graves problemas ambientales y sanitarios que dicha industria ha provocado en el sur de Chile.; Prensa Oceana, 21 de octubre de 2008.


“La industria salmonera está sumida en una grave crisis sanitaria que el Gobierno chileno no ha sido capaz de controlar. Es incomprensible que se cree una instancia, conformada preferentemente por representantes de la industria salmonera, para generar condiciones que permitan duplicar sus ventas, cuando es evidente que los ecosistemas de la Patagonia no resisten más los impactos que estas empresas han provocado”, señaló Alex Muñoz, Director Ejecutivo de Oceana.

Por otro lado, Muñoz mostró su preocupación por el déficit democrático del que adolece esta instancia, lo que le resta legitimidad a las decisiones que ahí se adopten.  “Los integrantes del cluster acuícola no son definidos en forma democrática y, por lo tanto, generan una exclusión política de sectores como los pescadores artesanales y las comunidades locales que son afectados negativamente por la industria salmoacuícola.  Ellos tienen todo el derecho a participar en la toma de decisiones que van a repercutir en sus proyectos de vida, cultura y actividades económicas. El Gobierno tiene el deber de garantizar a todas las personas sus derechos y el cuidado del medioambiente, y no solamente velar por el crecimiento económico de un sector determinado.”

Asimismo, señaló que el clúster pretende decidir sobre aspectos que comprometen el cuidado del medioambiente y la salud pública, que deberían ser materia de regulación y no simplemente de acuerdos entre las empresas y el sector público, siendo las instituciones de Gobierno y el Congreso Nacional las que deben cumplir con dicho rol regulador, en virtud de sus obligaciones constitucionales. 

Finalmente Oceana llamó nuevamente a elevar los estándares ambientales aplicables a la industria salmonera, antes de seguir promoviendo su expansión sin tomar los resguardos mínimos para evitar los impactos que ya ha causado a los ecosistemas marinos del sur de Chile.  La organización ha mostrado especial preocupación por el masivo uso de antibióticos en esta industria y reiteradamente ha propuesto medidas concretas para su reducción.  “La Mesa de Trabajo del Salmón tiene la oportunidad única de elaborar una nueva regulación sobre uso de antibióticos de acuerdo a los criterios científicos mundialmente aceptados.   Esperamos que el Gobierno no desperdicie esta ocasión y recoja nuestras propuestas, prohibiendo el uso preventivo de estas sustancias, así como el uso de antibióticos de la familia de las quinolonas, reservándolas solo para su uso en humanos.” 

Comments are closed.