Trabajadores del salmón exigen medidas inmediatas para frenar impacto social de los despidos

Dirigentes sindicales de la industria del salmón marcharon hasta la Intendencia de la Región de Los Lagos denunciando que hasta ahora el gobierno se ha preocupado más de la salud de los peces que de los trabajadores. Prensa Olach, 16 de octubre de 2008.


Con la participación de alrededor de 80 dirigentes sindicales de la industria se desarrolló esta mañana, la primera protesta de los trabajadores del salmón en repudio a la actual crisis que vive el sector.

Reunidos en la Plaza de Armas de la ciudad de Puerto Montt, los representantes de los trabajadores/as salmoneros de las provincias de Chiloé y Llanquihue se hicieron escuchar, dando a conocer a la ciudadanía la grave situación laboral por la que están atravesando a causa del virus ISA.

A la fecha, según las estimaciones de los sindicatos salmoneros, alrededor de 4.000 personas han perdido sus empleos debido a los estragos provocados por la Anemia Infecciosa del Salmón, detectada en julio del año pasado en un centro de cultivo de Chiloé.

Además de manifestar su molestia por la escasa colaboración que han recibido de parte del gobierno – que según sostiene se ha preocupado más de la salud de los peces que de sus trabajadores – entregaron una serie de documentos al intendente de la región de Los Lagos, Sergio Galilea.

“Este es el inicio de las movilizaciones, si no tenemos respuestas del Gobierno, el escenario se ve bastante feo porque los cierres de plantas y centros de cultivo continuarán, y la cifra de despedidos podría llegar perfectamente a los 10 mil”, detalló Javier Ugarte, presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Industria del Salmón (CONATRASAL).

Así, cerca de las 13 horas, y por cerca de una hora, una delegación de sindicalistas se entrevistó con el representante del Ejecutivo en la zona. En dicho lapso se expusieron todos los antecedentes que maneja cada una de las agrupaciones sindicales.

La idea es poder agilizar y concretar acciones reales tendientes a disminuir la cesantía en la región, que también está repercutiendo en Aysén.

“No es posible que el Gobierno pretenda subsidiar a la industria con los US $250 millones que ésta pidió para tratar la crisis. La ayuda aquí tiene que ser proporcional, más aún si consideramos que esa cantidad de dinero alcanzaría aproximadamente para financiar un millón de empleos mínimos”, acotó Rosa Bahamonde, secretaria ejecutiva de la CONATRASAL.

PROPUESTAS

Dentro de las principales propuestas elaboradas por los sindicalistas destacan la de incorporarlos a la Mesa del Salmón que instauró el Ministerio de Economía.

“Abogamos por una industria sostenible, que respete el medioambiente y a las comunidades de las zonas australes donde se establezca. Por ello, exigimos la modificación del sistema de concesiones acuícolas, que considere el establecimiento de estudios de impacto ambiental, la zonificación del borde costero y que permita el desarrollo de otras actividades económicas”, señaló Javier Ugarte, presidente de la CONATRASAL.

Solicitaron además que las regiones salmoneras sean consideradas zona de catástrofe, para que el Gobierno tome medidas y asigne recursos extraordinarios para su protección y recuperación.

En lo inmediato, uno de los petitorios consiste en proporcionar un subsidio económico directo a los trabajadores cesantes y sus familias, ya sea a través de programas de reconversión laboral, y becas de estudio y capacitación.

EQUIPO DE TRABAJO

El Intendente Sergio Galilea, luego de haber escuchado atentamente a los trabajadores, se comprometió a responderles por escrito cada una de las peticiones que le hicieron. Se fijó así una reunión para el próximo 21 de octubre, ocasión en la que entregará un registro detallado con toda la información disponible sobre la cantidad de despidos. Se pretende además conformar un equipo de trabajo formado por el Ministerio del Trabajo y Economía, más otras organizaciones del sector público que intervengan en estos temas.

“Tenemos una situación de urgencia porque estamos hablando de una gran cantidad de jefes y jefas de hogar que hoy no tienen trabajo”, expresó el Intendente Galilea y añadió que “las perspectivas para el 2009 no son nada buenas, por tanto necesitamos mecanismos que nos permitan paliar esta situación”.

 

Comments are closed.