Fundación Chile alertó en el 2000 sobre una potencial crisis sanitaria en el sector salmonero

El "Plan estratégico para la acuicultura" fue liderado por Gustavo Parada y Eduardo Bitran. "Al final del día, mirar el pasado no tienen ningún mérito. Lo importante es lo que vamos a hacer de aquí para adelante", dijo el dirigente gremial César Barros. El Mercurio, 15 de noviembre de 2008.


Un completo plan para evitar la propagación de enfermedades en el sector salmonero impulsó la Fundación Chile en el año 2000, cuando estaba encabezada por Eduardo Bitran. El ex ministro de Obras Públicas desarrolló junto a Gustavo Parada, gerente del Área Acuícola del organismo en esos años, el denominado "Plan estratégico para la acuicultura nacional".

Algunas de las propuestas planteadas fueron la incorporación de sistemas de recirculación bioseguros, el cambio de prácticas de movimientos de peces y mejoras de los sistemas de transporte, y el reforzamiento en los programas de mejoramiento genético e importación de ovas. Todos éstos son temas que hoy vuelven a estar sobre la mesa, cuando la industria salmonera chilena está sufriendo una de las crisis más grandes de su historia provocada por el virus ISA, enfermedad que ha eliminado a millones de salmones con ingentes pérdidas para muchas empresas del sector.

"El objetivo era adelantarse a un problema que se veía inminente, que era cosa de tiempo que pasara", afirmó Gustavo Parada, quien dejó la fundación hace más de un año. "Yo estaba hablando del ISA como una posibilidad en el futuro y que había que protegerse. Presenté un plan estratégico y tecnológico, el cual no se llevó a cabo, y estamos en el problema en que estamos", agregó.

El documento, aseguró, se presentó en congresos -incluso en Noruega- y en AquaSur, evento bianual de la industria.

"No recuerdo específicamente ese estudio", dice el gerente general de SalmonChile, Rodrigo Infante, quien ya en 2000 era parte del gremio. Su actual presidente, César Barros, dice que hoy es fácil hablar sobre hechos consumados. "Al final del día, mirar el pasado no tiene mérito. Lo importante es lo que vamos a hacer de aquí para adelante", señaló.

Al interior de la industria se insiste en que se han tomado medidas, pero varios consultados, quienes prefirieron mantener en reserva sus nombres, coincidieron en que nunca se pensó que el virus ISA iba a atacar con la fuerza que lo está haciendo. Las cifras son decidoras: ya van más de 4.500 trabajadores despedidos, y para el próximo año se prevé una baja en la producción de a lo menos 20%.

Un ejecutivo del sector es categórico: "No vamos a ser tan tontos para invertir y no pensar en el futuro". Pese a esto, dijo que "quizás se podrían haber tomado medidas".

Para el ex gerente general de Marine Harvest Chile, Andrés Johnson, la falta de recursos para investigación y desarrollo y para fiscalización son factores a considerar. "Este es el subdesarrollo del país nomás", sentenció el experto, quien, en todo caso, subrayó que "no hay que decir que se dejó todo botado y todos se preocuparon de cosechar platita ahora sin pensar en el mañana. No es tan simple decir eso".

IMPACTO: Van más de 4.500 trabajadores despedidos, y para 2009 se prevé una baja en la producción de a lo menos 20%.

Comments are closed.