Greenpeace propone revolución energética para ahorro billonario

La propuesta se basa en lograr la equidad en el acceso a la energía a nivel mundial. La Tercera.com, 27 de noviembre de 2008.


La organización ecologista Greenpeace propuso hoy una revolución energética mundial basada en fuertes inversiones en energías renovables y en la eficiencia energética que haría posible ahorros millonarios y reduciría las emisiones mundiales a la mitad en el año 2030.

El informe "Revolución Energética: una perspectiva energética mundial sostenible", elaborado por más de 40 especialistas, muestra de una forma práctica cómo disminuir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero y prevé que podrían ser ahorrados más de 14 billones de euros anuales.

El estudio está dirigido principalmente a los gobiernos que se reunirán a partir del 1 de diciembre en Poznan, Polonia, en la Conferencia anual de la ONU sobre Cambio Climático.

Greenpeace espera que en esta cita se sienten las premisas básicas de cara a la cumbre de Copenhague de 2009, en la que se deberá adoptar un nuevo acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto, para reducir las emisiones al menos un 30% en el 2020.

CRITICAS

El director ejecutivo de Greenpeace, Juan López de Uralde, dijo que el planeta no puede seguir soportando las emisiones al ritmo actual y criticó el "demasiado" tiempo que se pierde en discutir sobre "una alternativa falsa" como es la energía nuclear, que supone solo el 5% del total que se consume.

José Luis García, responsable de las campañas de energía de Greenpeace, explicó que la propuesta que plantea el informe se basa en lograr la equidad en el acceso a la energía a nivel mundial, en el abandono progresivo de las energías sucias y no sostenibles y en la eficiencia energética.

Se trata de llevar a cabo "una revolución en la forma que producimos, distribuimos y consumimos la energía", para lograr dijo "un reequilibrio en el consumo energético mundial".

La organización calcula que con esta revolución energética se ahorrarían al año 14 billones de euros en combustibles para generar electricidad hasta el 2030. En caso de llevarse a cabo la propuesta, las emisiones de dióxido de Carbono (CO2) dejarían de crecer en el 2015, momento en el cual empezarían a reducirse rápidamente hasta llegar a la mitad en el 2030, sin necesidad de hacer uso de la captura y almacenamiento de carbono ni de la energía nuclear.

Al mismo tiempo, según Greenpeace, se asegura el acceso a la energía que puedan necesitar economías emergentes como China o India.

García explicó que una de las claves es la eficiencia energética, así como los cambios estructurales en la forma de producir la energía, mediante un sistema mucho más descentralizado que el actual.

La eficiencia energética lograría en el 2020 un ahorro mundial de una cantidad de energía superior al consumo actual de Europa occidental y una reducción de la demanda mundial casi a la mitad hacia el 2050.

El informe incide también en el sector del transporte y propone sustituir completamente el uso del petróleo en los vehículos por otros eléctricos a partir de energías renovables entre el 2050 y el 2085.

ENERGIA RENOVABLE

Frente al 18% actual, la organización ecologista plantea que un 32,5% de la energía sea renovable en el 2020, y un 50% y el abandono total de la energía nuclear diez años después, hasta llegar al 100% antes de final de siglo.

La inversión en energías renovables necesaria para lograr la revolución energética ahorraría cinco veces el costo en combustible, según la organización, que prevé que entre el 2015 y el 2020 la mayoría de las renovables sean más baratas que el carbón.

Comments are closed.