HidroAysén pide suspender tramitación ambiental y decisión se zanjaría en plena carrera presidencial

La Corema definirá su suerte en noviembre de 2009. La determinación de la compañía, formada por Endesa y Colbún, se toma apenas un día antes de que venciera el plazo legal para responder las más de 3 mil preguntas formuladas a su Estudio de Impacto Ambiental por parte de las distintas entidades de Gobierno. La empresa defendió la medida como algo habitual en este tipo de proyectos de gran tamaño. El Mercurio, 20 de noviembre de 2008.


A una semana de que la Corema oficializara las observaciones al proyecto, la firma pidió suspender por nueve meses la tramitación, lo que fue aceptado por la autoridad.

A un día de que venciera el plazo legal dado por la autoridad para responder las más de 3 mil observaciones que se realizaron al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto, HidroAysén, la sociedad de Endesa y Colbún que busca levantar cinco hidroeléctricas (2.750 MW) en Aisén, pidió a la Corema suspender por nueve meses los plazos de la evaluación ambiental para su proyecto.

A través de un comunicado, el gerente general de la firma, Hernán Salazar, afirmó que "solicitar una suspensión es una alternativa enteramente habitual en este tipo de procesos y servirá para contar con el tiempo necesario para complementar la información del EIA en el desarrollo de esta iniciativa clave para la seguridad energética".

La petición de la firma, tal cual ha sucedido con los principales proyectos de generación ya tramitados, fue aceptada por la Corema, con lo cual el período de evaluación quedará congelado hasta el 26 de agosto.

Calendario nuevo

Los nuevos tiempos con que quedará el megaproyecto hidroeléctrico de US$ 3.200 millones harán que la fecha final legal para la tramitación ambiental de la iniciativa se ubique a escasas semanas de la elección presidencial 2009, ya que por calendario el nuevo plazo final es el 12 de noviembre.

Cabe resaltar que pese a este calendario existen al menos dos situaciones que podrían extender la tramitación. Por una parte, HidroAysén podría recurrir a una extensión del plazo de suspensión, en caso que estime que los nueve meses aún son insuficientes para responder las observaciones del Icsara (Informe Consolidado de Solicitud de Aclaraciones, Rectificaciones y/o Ampliaciones). A esto se suma que el sistema de evaluación ambiental contempla una extensión del plazo legal de la tramitación de 60 días hábiles adicionales, con lo que el proceso podría estirarse por casi tres meses.

Las reacciones en la región de Aisén ante la solicitud de la empresa no se hicieron esperar. Entre los directores de los servicios públicos que realizaron las más de tres mil observaciones, el período solicitado por la firma no sorprendió. "La empresa se tomó el plazo que más le convenía", señala uno de ellos, que prefirió no identificarse ante un caso cuya vocería ha sido asumida por el intendente, Selim Carrasco, quien ayer se encontraba en Puerto Tranquilo a 200 kilómetros de Coihaique.

Pese a esto, otros tres directores regionales consultados coincidieron en que el plazo pedido por la empresa sería suficiente para poder elaborar las respuestas. "Pero nosotros no podemos suspender los plazos", señaló uno de ellos ante el tiempo que tendrán para revisar las respuestas: un mes.

Calendario original está en serio riesgo

Aunque los ejecutivos de HidroAysén, desde que el EIA ingresó a la Corema en agosto pasado, han insistido en que la tramitación sigue un curso normal, el timing que ellos manejaban públicamente para la iniciativa poco a poco comienza a quedarse sin márgenes para ser cumplido.

Desde que se redefinió el proyecto y hasta que comenzó el trámite ambiental, la eléctrica ha estimado que hacia fines de 2009 deberían contar con la aprobación ambiental, lo que supone despejar el camino para resolver construir el proyecto, contando con una primera central operativa a fines de 2013.

Pero aún hay varias situaciones que atentarían contra esta estimación, como una extensión de la suspensión o los 60 días adicionales hábiles para el trámite.

La eléctrica aún debe resolver que hará ante la negación de los derechos adicionales de agua que hizo la Dirección General de Aguas (DGA). Probablemente pedirá una reconsideración, y en caso de resultar negativa, el siguiente camino son los tribunales. Dicho proceso podría extenderse en más de un año, lo que también afectaría la estimación inicial, en especial si se considera que el proyecto necesita de estos derechos para cumplir la reducción del área a inundar.

El dilatado camino del proyecto

JULIO 2005: Endesa presenta un estudio conceptual para el desarrollo de centrales en Aisén el que supone inundar 9.300 hectáreas.

ABRIL 2006: Endesa y Colbún acuerdan desarrollar en conjunto las centrales.

AGOSTO 2007: La sociedad HidroAysén redefine su proyecto. Suma una quinta central y reduce a 5.910 hectáreas el área a inundar.

MARZO 2008: La Comisión Nacional de Energía (CNE) por primera vez recomienda en su plan de obras hacer centrales en Aisén.

AGOSTO 2008: El 10 de agosto la firma ingresa el EIA del proyecto.

OCTUBRE 2008: Los servicios hacen más de tres mil observaciones al proyecto, aunque la Corema no considera que falte información relevante.

NOVIEMBRE 2008: HidroAysén pide suspender por nueve meses la tramitación del proyecto para dar respuesta a las observaciones realizadas.

Comments are closed.