Altas temperaturas y el ozono ponen en riesgo piel de los habitantes de Santiago

Una quincena con altas temperaturas, sobre los 30 grados, ha afectado a Santiago, razón por la cual las autoridades llaman a la población a prevenir los efectos dañinos del ozono. El Mercurio, 14 de enero 2009.


Ayer los santiaguinos soportaron una máxima de 32,6 grados, totalizando ya 10 días de 2009 por sobre la barrera de 30 grados, según la Dirección Meteorológica de Chile.

Para este año las altas temperaturas están dentro del rango normal del verano para la capital, explica el especialista del Departamento de Climatología de Meteorología, Gastón Torres. "No es nada anormal y ni siquiera es una onda de calor, porque las temperaturas medias máximas están en el orden de los 30 a 31 grados. Eso es lo habitual en esta fecha del año".

Respecto de las máximas absolutas registradas están los 36,5 grados ocurridos en febrero de 1914 y los 36,6 grados medidos en enero de 1998, precisó.

El experto llamó la atención que más allá del calor sofocante de estos días está también el riesgo que provoca la radiación ultravioleta en esta época.

"La radiación es bastante alta en enero y con valores extremos por lo que es recomendable evitar exponer la piel entre las 11 y las 17 horas del día", puntualizó para la zona centro-norte del país.

La ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, también llama a cuidarse del sol por el ozono, por lo que recomienda usar gorros, protectores y anteojos contra el sol.

TEMPORADA OZONO: Entre septiembre y marzo es la época en que hay que cuidarse del ozono

Comments are closed.