Ciudadanos en guerra por “avalancha” de antenas de celulares

Acusan explosivo aumento de instalaciones ante inminente regulación. Más de diez proyectos para regular su instalación han fracasado. El último podría concretarse y permitir la participación ciudadana. La Nación, 08 de enero 2009.


Aunque las cifras en la Subtel no muestran un gran aumento en las autorizaciones, vecinos denuncian una suerte de fast track para instalar antenas antes que la ley sea aprobada y piden protección.

Chile es uno de los países del mundo con más celulares per cápita: casi uno por habitante y como consecuencia natural, las compañías han optado por aumentar su cobertura a través de la instalación de antenas en todo el territorio nacional.

El problema es que hasta ahora sólo les basta la venia del propietario de un terreno -previo acuerdo comercial- para que aparezcan incluso bajo la forma de faroles, postes o palmeras.

Un escenario que podría cambiar gracias a un proyecto de ley -en trámite en el Congreso- que además de informes técnicos exigirá a las empresas contar con la autorización del municipio y los vecinos colindantes cuando los polémicos artefactos se instalen en espacios privados.

Mientras tanto, las compañías siguen con la instalación de torres y antenas. Según cifras de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), hasta octubre del año pasado se habían autorizado 1.475 antenas, sin que esto signifique necesariamente la instalación de las mismas.

En el 2005, el total de autorizaciones fue del orden 693, pero a partir de entonces el crecimiento fue explosivo y se ha mantenido relativamente estable. En el 2006, se autorizaron 4.869 y 2.719 durante el 2007.

En todo caso, el subsecretario Pablo Bello reconoció que el aumento de las instalaciones es uno de los riesgos que se corre cuando la tramitación de la ley demora. (Ver nota secundaria).

INQUIETUD CIUDADANA

La preocupación de ciudadanos como Juan Opazo es que las compañías se adelanten y apuren la instalación sus equipos antes que salga la ley.

El 23 de diciembre pasado salió de su casa en La Reina y se encontró con un inesperado regalo navideño: un armatoste de fierro a metros de su casa, pese a un año de protestas y reuniones con Entel.

Opazo aseguró que las empresas de telecomunicaciones "buscan cualquier excusa y método para instalar más antenas, como por ejemplo arrendar particulares. A los particulares les pagan aproximadamente entre 600 mil y un millón 200 mil mensuales."

Patricio Herman, de la Agrupación Defendamos la Ciudad, no está por impedir la instalación de antenas. Según él, "hay que resguardar lo que se llama los derechos de los vecinos. No se pueden instalar en cualquier parte estas antenas, ya que deben existir normas más rigurosas, y eso es lo que hoy no existe".

Se ha perdido mucho tiempo, a juicio de Herman. "Han pasado 7 u 8 años, en que el Estado chileno ha estado inerte y no ha querido regularizar la instalación de las antenas. Hoy en día, se pueden instalar en cualquier lado".

PROYECTO DE LEY

En abril del año pasado, la Subtel dictó una normativa que endureció al máximo las restricciones de emisión electromagnética de las antenas de celulares, dejando a Chile dentro de los cinco países más conservadores del mundo en esta materia.

Sin embargo, respecto de instalación de antenas y bases y otras materias urbanísticas existe un proyecto de ley que todavía no puede salir de la Comisión de Transportes y Obras Públicas de la Cámara de Diputados.

El presidente de esta comisión, diputado, Samuel Venegas, señaló que el proyecto "está bastante avanzado y con compromiso de seguir tramitándolo a través de sesiones especiales, para dejarlo despachado antes que empiece el período de vacaciones", esto es en la tercera semana de enero.

Esta iniciativa propone crear un sistema de información en internet, con el detalle de las antenas en todo el país, con su ubicación geográfica y niveles de radiación. También entrega atribuciones para que la Subtel pueda declaran un sector como zona saturada.

Además, fomenta la colocación de antenas de varias empresas en una sola torre, para "abaratar y simplificar toda la parte de daño que puede ser ecológico y que puede existir respecto de la ornamentación urbanística", señaló el diputado Venegas

Danae Mlynarz, Presidenta de la Comisión Defensora Ciudadana, señaló a La Nación que en el proyecto de ley la participación ciudadana es insuficiente y sólo se limita a los terrenos privados.

"Debe haber participación pero también una compensación para los vecinos, por ejemplo, con la instalación de wi-fi gratis para ellos. Pero ojo con eso, porque con eso podría haber mayor costo para los usuarios de los teléfonos."

El senador Alejandro Navarro afirmó que "la ley que se tramita hoy día en el Parlamento es débil e insuficiente, se van a instalar más de 1.500 antenas en el año 2009 en todo el país. Tenemos la convicción que se daña el patrimonio, la propiedad privada". Agregó que la ley "no representa ninguna amenaza (para las empresas), pues no altera la instalación, ni tampoco garantiza que la voluntad ciudadana de no instalación prime sobre los intereses comerciales".

Antenas

Antenas con forma de palmeras, cubiertas con fibra de vidrio, pintadas del mismo color del efidicio en altura, camufladas en el techo. Modelos hay varios y algunos de gran valor arquitectónico.

Incluso hay algunas móviles que se instalan durante eventos masivos o mientras se tramita la construcción de una antena con torre. Son las antenas de celulares que si bien son necesarias para mantener la calidad y funcionamiento de las comunicaciones, tienen preocupados a los vecinos.

No sólo porque aparecen y se construyen en cualquier lugar, afeando el entorno y devaluando las propiedades colindantes, sino porque además representan un grado de riesgo sanitario que todavía no se ha logrado definir.

En la Subtel, están preocupados por un proyecto de ley que endurece la normativa para la instalación de estos aparatos pero que lleva mucho tiempo en el Congreso. Ojalá, dicen, pueda salir de la comisión antes del receso de febrero.

“Gobierno es voluble”

La Asociación de Ciudadanos para la Defensa de la Salud y el Medio Ambiente se creó hace aproximadamente un año en Valparaíso. Su objetivo, trabajar en temas polémicos que afectan a las personas como la instalación de antenas de celulares. Su presidente, Arturo Samit, asegura que “el Gobierno es bastante voluble con respecto a esta situación. Lo que pasa es que el Gobierno, en este momento pareciera tener intereses creados con las empresas”.

Denuncia que Entel, por ejemplo ha instalado antenas en lugares privados, afirmando que cuentan con la autorización de los dueños. Ante ello, la asociación emplazó a los vecinos a que presten una declaración jurada negando la situación. “Nuestros derechos son vulnerados por las empresas de telefonía, y para nosotros es súper importante que el Gobierno tenga claridad si va a proteger a las empresas, o a la ciudadanía”.

Datos

-Con Chile, ya son 43 los países que adhieren a la propuesta de la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), para evitar daños en la salud.

-En el mundo se han realizado 78 estudios y ninguno revela un daño concreto, pero todos advierten sobre el riesgo, especialmente en mujeres embarazadas y aquellos que poseen marcapasos.

-Uno de los últimos estudios realizados señala que el uso del teléfono móvil puede provocar a largo plazo el desarrollo de varios tipos de cáncer. La investigación, efectuada por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer, reúne los datos de trece países y revela un aumento de hasta un 120% del riesgo de padecer gliomas -tumores en el cerebro-, para quienes usan celular por más de 10 años.

Comments are closed.