El Gobierno estudia tres propuestas formales para normar contaminante MP2.5

Normativa a nivel nacional y plazos de marcha blanca. Una de ellas deberá ser elegida por los 14 ministros del Consejo Directivo de la Conama en un plazo legal que vence el 20 de febrero próximo. El Mercurio, 18 de enero 2009.


Tres son las propuestas formales que baraja el Gobierno para normar de una vez por todas, a nivel nacional, el material particulado fino MP2.5, el contaminante más peligroso para la salud humana por entrar directo al torrente sanguíneo. La norma debió haber sido dictada en diciembre pasado.

La subsecretaria de Salud, Jeannette Vega, adelanta a este diario las tres fórmulas que deberán revisar los 14 ministros que integran el Consejo Directivo de la Conama y optar por una de ellas. "La norma MP2.5 no corresponde dictarla al Ministerio de Salud", aclara.

La subsecretaria sostuvo que los equipos técnicos del Minsal y de la Conama han trabajado en forma conjunta para hacer una definición de la norma. "Y ese fue el proceso que ha estado ocurriendo durante todo el año 2008", precisó.

Estas propuestas fueron elaboradas sobre la base de un estudio encargado a la Universidad Católica de Chile y las tres apuntan a una meta a lograr para el año 2030 así como los plazos intermedios para tal objetivo (marcha blanca).

No obstante, indicó que la primera de las alternativas (ver infografía) es recomendada por la Organización Mundial de la Salud y, de todas maneras, es la más estricta a cumplir por Chile.

Consultada por cuál de las tres se inclina el Ministerio de Salud, acotó que "en estos momentos nosotros no tenemos una posición oficial".

La subsecretaria explicó que el plazo para la elaboración de un anteproyecto de norma, a cargo de la Conama, es el 20 de febrero de este año. "En la práctica, vamos a cumplir lo dicho y vamos a tener una norma el 20 de febrero de 2009".

En cuanto al MP2.5, señaló que está probado con estudios nacionales e internacionales que las partículas pequeñas menores a 2,5 micrones tienen un efecto nocivo en la salud de la población que las respira.

"Estos efectos son en dos áreas. Aumento en la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares y aumento de la mortalidad de las enfermedades respiratorias", dijo.

Y para ello el sistema de salud chileno tiene registros que datan de hace 20 años con este contaminante fino, de forma que hay antecedentes en la salud pública, especialmente a nivel infantil y tercera edad, dijo.

La subsecretaria aclaró que una cosa es dictar la norma y otra es el plazo para su cumplimiento, ya que si no se dispone del tiempo suficiente, tal normativa resultará ser "letra muerta".

"En todas partes del mundo se da un plazo para ajustar los procesos productivos (de las ciudades) a la norma fijada y prever los efectos sociales", acota.

Puso de manifiesto que el país requiere de esta nueva normativa mirado desde el punto de vista de la salud pública, porque indicó que tanto el nivel contaminante MP10, material particulado grueso, como el PM2.5, es superado tres meses al año cada invierno en Santiago, siendo que sólo debería ser superado un día al año, como lo recomienda la OMS.

Hoy el Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica de Santiago (PPDA) consagra, a través de la Gestión de Episodios Críticos, medidas a adoptar sólo sobre la base del MP10, como restricción vehicular y paralización de industrias, entre otras, por alerta y preemergencia ambiental, pero no existe un plan de Gestión de Episodios Críticos en Santiago por MP2.5.

Se someterá a consulta ciudadana

Un comité operativo ad hoc, integrado por representantes de diversos órganos públicos, deberá tener todos los antecedentes técnicos en febrero para sustentar el trabajo tendiente a dictar la norma por el MP2.5 mediante un anteproyecto, explicó una fuente de Gobierno.

Ello tras la resolución exenta 3913 del 14 de octubre de 2008 que amplió el plazo para la elaboración de tal anteproyecto hasta el 20 de febrero de 2009, momento en que los 14 ministros del Consejo de la Conama deberán optar por una de las tres alternativas, salvo algún impedimento de quórum complejo de cumplir en un mes de pleno verano, precisó la alta fuente gubernamental.

La idea es iniciar en marzo la redacción final de la norma y con miras a ser publicada en el Diario Oficial ese mismo mes o abril de este año, tras lo cual deberá procederse con una consulta ciudadana en los 60 días siguientes a la publicación, acotó.

Ello en coincidencia con el apremio que le asigna la ministra del Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, a esta temática.

El pasado 8 de enero, al fijar las prioridades 2009 en su gestión, la secretaria de Estado indicó que son promover la nueva institucionalidad ambiental (crear el ministerio y superintedencia del ramo), apurar el Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica de Santiago (PPDA) y justamente abordar la nueva norma MP2.5.

"Las prioridades están puestas en aprobar la norma que regula el MP2.5, el cual a diferencia del material particulado grueso (MP10), penetra directamente en los alvéolos pulmonares y es muy dañino para la salud de las personas", dijo en esa oportunidad la ministra.

Comments are closed.