Gobierno incluirá a las centrales térmicas en operación en la nueva norma de emisiones

Aplicación del nuevo estándar será gradual y diferenciada. Generadora eléctrica AES Gener considera que la inversión en la tecnología necesaria para cumplir con la normativa podría elevar el costo del suministro eléctrico. El Mercurio, 14 de enero 2009.


No sólo las centrales termoeléctricas que entrarán en funcionamiento a futuro, sino también las que hoy operan, deberán invertir altas sumas de dinero para ajustarse a la nueva normativa de emisiones que prepara el Gobierno y que busca reducir al mínimo posible la contaminación atmosférica que se genera por la operación de este tipo de unidades, en especial de las centrales carboneras.

La decisión del Ejecutivo ya está tomada y la norma tendrá efecto sobre todo el parque térmico vigente, pero con distinciones.

La gradualidad para centrales nuevas y antiguas será la misma, aunque se discute el plazo: la autoridad prefiere que sean dos años mientras que la industria quiere que sea el doble.

Pero la norma será más exigente en términos de emisiones con las centrales nuevas.

Lo último que falta es un análisis de impacto económico y social, el que definirá los costos de la introducción de la norma. Según la ex secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía (CNE) María Isabel González, la imposición del uso de estas tecnologías podría elevar el costo de la construcción de una central a carbón en, al menos, 20%.

Esto tendrá, a su vez, impacto en el costo de la electricidad para las empresas y los hogares.

"Podemos esperar que en las futuras licitaciones de suministro eléctrico los precios sean más altos por esta norma. Una central con esta tecnología, por ejemplo las que son capaces de atrapar partículas de los gases, sería 20% más cara", explica González, quien agrega que en términos operativos una unidad generadora de este tipo es aún más eficiente.

Así también lo creen actores de la industria. "La importancia de la generación termoeléctrica queda en evidencia cada vez que el país enfrenta situaciones de sequía. La eficiencia y la seguridad de suministro eléctrico deben ser conjugadas con el cuidado ambiental para lograr un desarrollo sustentable", dijo la empresa AES Gener, que apoya gran parte de su crecimiento en Chile en el desarrollo de la termoelectricidad.

"Es importante balancear -de acuerdo a la realidad y las necesidades del país- el beneficio ambiental que reportarán las normas de emisión de centrales termoeléctricas en los niveles que se establezcan, con el costo social del consiguiente incremento de los costos de energía", agregó la empresa.

Piden más discusión

La compañía dijo también que es importante que las nuevas normas sean discutidas con amplia participación y considerando todos los aspectos del tema, y que incluya criterios de gradualidad en su aplicación.

"En la norma se consideran los escenarios de gradualidad de aplicación de los valores de la misma", señaló al respecto la ministra de Medioambiente, Ana Lya Uriarte.

"Para el caso del control de emisiones de centrales termoeléctricas, se van a controlar parámetros como material particulado, óxidos de nitrógeno y anhídrido sulfuroso. Las más afectadas serán las centrales a carbón, que generan más emisiones".

Tras la presentación del anteproyecto, que se espera esté listo este mes, se procederá a un proceso de consulta con la ciudadanía y con las empresas, para aunar lineamientos generales.

Emisiones

Las centrales a carbón son de las que más emisiones generan.

Incremento de las emisiones preocupa al Ejecutivo

La preocupación por el incremento de las emisiones que se proyecta para los próximos años, debido al ingreso masivo en operaciones de centrales a carbón, no es nueva para el Gobierno.

De hecho, la semana pasada el ministro de Energía, Marcelo Tokman, hizo entrega de un documento a la Presidenta Michelle Bachelet en el que advierte sobre el riesgo que tiene para el país este explosivo incremento de la contaminación.

"El aumento de las instalaciones termoeléctricas basadas en carbón puede implicar la multiplicación de las emisiones anuales del país (desde 70 millones de toneladas en la actualidad hasta cerca de 300 millones al 2030, según estimaciones) con lo cual las emisiones por unidad de producto serían superiores a las de (las naciones de) Europa y otros países desarrollados", dice el documento "Política Energética, Nuevos Lineamientos", que recibió Bachelet.

Precisamente ayer el ministro de Energía -de visita en la Región de Antofagasta- dijo que el país debe buscar un equilibrio en lo que se autorizará de nuevas emisiones.

"Todos estaban al tanto, especialmente las empresas, que se está trabajando para buscar las normas más adecuadas. Lo natural es que haya un proceso continuo de buscar un equilibrio", dijo Tokman.

Las carboneras más relevantes

De las centrales a carbón que hoy operan en el Sistema Interconectado Central (SIC), los complejos Guacolda (304 MW) y Ventanas (338 MW), ambos de Gener, son los más grandes. En el Norte, en tanto, destacan la central Mejillones, de Edelnor (340 MW) y Tocopilla, de Electroandina, que tiene una capacidad máxima nominal de 340 MW.

2.042 MW hay instalados en el país con centrales a carbón, cerca de un 20% de la capacidad total. Vienen, además, nuevos proyectos como Bocamina II (Endesa, 270 MW), Cochrane, de Gener (520 MW) y Angamos, de la misma empresa (520 MW).

 

Comments are closed.