Informe CONAF: Centrales de Hidroaysén afectan tres áreas silvestres protegidas

Según explicó el senador RN Antonio Horvath, se trata de los parques nacionales Bernardo O’Higgins y Laguna San Rafael, además de la reserva forestal de Lago Cochrane. La entidad sugiere una reformulación del proyecto hidroeléctrico. El Mostrador, 31 de diciembre 2008.


De "duro" calificó el senador Antonio Horvath el informe-respuesta que recibió de parte de la CONAF en el que reconoce  que el proyecto de las centrales hidroeléctricas de la empresa Hidroaysén, no sólo afectan tres reservas  o áreas silvestres protegidas, sino que no pueden darle lugar a trámite por ser ilegal y contener información insuficiente.

El parlamentario -que representa esa zona- había oficiado a la directora ejecutiva de CONAF, Catalina Bau, para que informara cómo afecta la ejecución de dicho proyecto a las áreas silvestres protegidas del sector.

Según explicó el senador Horvath, en su respuesta, dicha entidad señala que el proyecto afecta tres áreas protegidas: la Laguna San Rafael, que además es Reserva de la Biósfera; el parque nacional Bernardo O’Higgins; y la reserva forestal Lago Cochrane.

"Creo que el informe es tajante, tiene una base científica, una base legal y además un análisis del proyecto en el sentido de que no tiene los datos suficientes en algunos aspectos para pronunciarse. Así como otros informes, hace que el proyecto tenga que revisarse en su plenitud", sentenció.

En lo relativo a los efectos que puede tener el proyecto en áreas protegidas el senador Horvath explicó que "específicamente en el área del parque nacional de la Laguna San Rafael, el área de llenado del embalse inunda 48 hectáreas, pero la verdad es que el informe de la CONAF es muy tajante, dice que el proyecto es ilegal, que contiene información insuficiente y por tanto ellos no sólo pueden hacer observaciones, sino que derechamente dicen que no pueden darle lugar al trámite y hacen una larga lista de observaciones".

Agregó que el proyecto no está completamente descrito y que tampoco existen planos que identifiquen con precisión aspectos que deben tenerse en cuenta como cuáles serán los caminos de acceso, de dónde van a extraerse los áridos y cómo ello va a impactar la flora y fauna del país.

Reformulación

El senador Horvath explicó que la CONAF, después de un largo análisis, señala que están inconformes con el proyecto "y dicen que es claramente ilegal y por lo tanto, que tienen que prácticamente reformularlo y completar esta larga lista de observaciones que se hacen".

Recordó que estas observaciones se suman a una cantidad importante que hicieron otros organismos como el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), la Dirección General de Aguas (DGA) y Vialidad, entre otros, que señalan que "los impactos son tan relevantes que el proyecto no está  en condiciones de ser aprobado".

En su opinión el tema de fondo en esta materia es que "creo que hay un error de base, en el sentido de que el proyecto está inmaduro. En primer lugar porque no se ha cumplido el compromiso presidencial de tener un manejo integrado de las distintas cuencas relevantes del país, donde uno debiera saber de antemano qué grado de uso se va a hacer de las cuencas y tampoco porque no se hace una evaluación completa del proyecto".

En tal sentido, dijo que podría suceder que cada empresa que esté realizando proyectos en la zona "instale su desarrollo en distintas cuencas y después pretenda una línea de transmisión a los centros de consumo del país y transforme una región prístina como es la Patagonia chilena en algo que se vea desde arriba como una verdadera guitarra eléctrica. Eso obviamente sería aberrante".

Por ello, insistió en la necesidad de reformular la Ley General de Bases del Medio Ambiente a objeto de que los proyectos relevantes no puedan ser evaluados por parte.

"Aquí se están evaluando las represas, pero no se está diciendo cómo va a ser la línea de transmisión, ni por donde va a pasar", señaló.

Al respecto señaló que la cantidad de observaciones que se han hecho permitirá que, en el tiempo que se tome en acogerlas, se pueda redefinir el proyecto y, por otra parte, llenar el vacío nacional que existe en cuanto al manejo integrado de cuencas. Asimismo, planteó que se impulse fuertemente el desarrollo de las energías renovables.

No obstante, señaló que desde el punto de vista de la ingeniería el proyecto puede ser reformulado de manera que no inunde las áreas protegidas, lo que es perfectamente posible.

"El proyecto debe ser reformulado y tiene que ser cambiado en algunos aspectos para no tocar ni directa ni indirectamente las áreas silvestres protegidas  y para eso también se tiene que conocer necesariamente la línea de transmisión", sentenció.

Comments are closed.