La ley seguirá esperando

Proyecto en el Parlamento no avanza. Lo que está en juego para autorizar o prohibir la producción de OGM en el país. Queridos y odiados, hasta ahora en Chile no hay consenso sobre el cultivo de transgénicos. Variedades de siembras que abren nuevas posibilidades de producción, pero que, de adoptarse, pueden poner en riesgo los mercados ya establecidos. Revista del Campo 26 de enero de 2009.
Vea; noticia completa en PDF aquí


Queridos y odiados, hasta ahora en Chile no hay consenso sobre el cultivo de transgénicos. Variedades de siembras que abren nuevas posibilidades de producción, pero que, de adoptarse, pueden poner en riesgo los mercados ya establecidos.

En la materia Chile es un caso especial a nivel mundial. Desde 1993 que se importan productos genéticamente modificados. De hecho, maíz y soya que se utilizan para alimentación animal o elaboración de otros productos de consumo humano, que se traen por ejemplo desde Argentina, son en su mayor parte OGM. También desde hace ya varios años que está autorizada la producción de semillas transgénicas con fines de exportación y los permisos para investigar este tipo de productos.

Así, los chilenos importan y consumen trangénicos, pero los agricultores nacionales, a diferencia de los de otros lugares, no pueden cultivarlos, pues el país no cuenta con las normas legales para su producción.

"Podemos importar, pero no producir. Eso es una competencia desleal", sentencia Ricardo Ariztía, empresario y ex presidente de la SNA.

"La situación es un absurdo, porque con ella le restamos competitividad a nuestra agricultura y subsidiamos a los agricultores de otros países. Eso es inaceptable", dice Hernán Larraín, presidente de la Comisión de Agricultura.

Intentos por legislar han habido. De hecho, el último fue presentado en 2006, el Proyecto de Ley sobre Vegetales Genéticamente Modificados que busca normar su producción en el país (ver recuadro).

Hoy, tres años después, el proyecto sigue en el Congreso, aprobado en lo general, pero en manos de las Comisiones unidas de Agricultura, Medio Ambiente y Salud. Sin embargo, por problemas de agenda, recién en marzo se retomarán las reuniones parlamentarias.

"La posibilidad de que salga en 2009 es muy remota, dado el número de indicaciones", señala Maite Salazar, profesora de biotecnología de la Universidad Santo Tomás, quien recientemente organizó el seminario Cultivos transgénicos en Chile: ¿qué queremos como país?.

La única esperanza, para sacar la ley antes de fin de año es que el Gobierno apoye la moción parlamentaria.

"Si el Ejecutivo se juega y le pone urgencia al proyecto podríamos tener una legislación este año. Si no ocurre, no tengo certeza de que terminemos con una ley", concluye Larraín.

En la Cámara de Diputados el proyecto sigue la espera.

"No lo hemos tratado, pero el primer semestre de este año deberíamos tenerlo", afirma el diputado Rosauro Martínez, presidente de la Comisión de Agricultura. Por Andrea Ortega C..

Comments are closed.