La opción verde se multiplica entre las familias del país

Crece el número de personas que reciclan su basura, la convierten en abono o se alimentan y visten con productos cultivados sin fertilizantes, entre otras iniciativas. El Mercurio 29 de enero de 2009.


Cuando la sicóloga María Cecilia Arriagada decidió hace un año comprar un compostador para reutilizar los residuos orgánicos de su casa, su familia ya reciclaba pilas, cartones, botellas y plásticos. Vive en Viña del Mar y no ha sido fácil realizar, como ella mismo lo define, su "contribución familiar" al medio ambiente.

Pero el compostador ayudó en esta tarea: redujo en 50% la basura semanal. "Imagina si todos en Chile hiciéramos lo mismo", dice entusiasta.

Esta inversión "verde" es cada vez más popular en Chile y lo corroboran las ventas en Geociclos, empresa que comercializa este producto que se emplea para producir abono a partir de desechos de frutas y verduras que se consumen en una casa: "Durante el segundo semestre de 2008 doblamos las ventas y no sólo a particulares, sino también a empresas que se hacen responsables por sus residuos", dice Lina Razeto, socia fundadora de la empresa.

Si aún no tiene un huerto para utilizar el fertilizante natural que obtiene, existen empresas que los hacen a domicilio. La agrónoma María Prieto y la diseñadora Paula Casanova construyen este espacio verde tanto en jardines como en balcones. "Hay cada vez más gente interesada en tener en su casa huertos con verduras, plantas medicinales o árboles cítricos en miniatura", dice Prieto, creadora además del sitio web VeoVerde.com.

Huertas a domicilio

La paisajista María Teresa Moreno asegura que 2008 fue el año de los huertos, especialmente para departamentos. Una moda europea que ahora comienza a conquistar a parejas jóvenes. Cuesta cerca de $30 mil el metro cuadrado de ciboulette, lechugas o tomates, que son algunas de las alternativas de cultivo.

La opción "ecológica y saludable" de Pamela Figueroa y su familia es consumir sólo comida orgánica. Hábito que comenzó durante su primer embarazo, cuando vivía en Estados Unidos. "Nuestra opción tiene que ver con no comer alimentos con pesticidas y respectar ciclos ecológicos naturales, es decir, no comes productos fuera de estación. Pero, además, sabes que detrás de cada fruta y verdura hay un trato laboral justo", comenta.

Una vez a la semana, Pamela encarga a la empresa de productos orgánicos Apio Palta una canasta cuyo precio varía entre $15.000 y $25.000, según los productos que encargue.

Cristina Goyeneche, gerenta comercial de la compañía, asegura que en los últimos tres años la venta de este tipo de alimentos en Chile crece a una tasa anual del 100%. En 2007 la industria de comida orgánica facturó US$ 4 millones. Líder, Jumbo y Tottus en Santiago y regiones ya venden estos productos y el Marriot ofrece menús 100% orgánicos.

Lo orgánico no sólo se limita a comida. En Chile también han aparecido tiendas que venden ropa hecha con algodón cultivado sin pesticidas. La tienda Ser Orgánico, por ejemplo, tiene ropa de guagua; Adidas lanzó el año pasado una colección ecológica, mientras que BBorgánico vende pañales de género con las mismas características. Productos amigables con el medio ambiente como cremas, cosméticos y té pueden encontrarse en tiendas como La Chakra y el Almacén Come Sano.

Fogones de etanol

Para ser realmente ecológico en Santiago, ni siquiera se puede pensar en usar una chimenea tradicional. Por eso la opción de Ximena Jenschke y su familia fue comprar una chimenea y fogones para terraza con etanol. "Tienes calor y fuego, pero no contaminas ni dentro ni fuera de tu departamento", dice Ximena.

Francisca Peró, gerenta comercial de la empresa Fuer -que vende este tipo de calefacción-, señala que las ventas aumentaron un 200% de 2007 a 2008. "Existe un interés real de la gente en Chile por cuidar el medio ambiente, y el etanol es una alternativa mucho más ecológica que cualquier otro combustible". Los precios varían entre los $200.000 y 1 millón, dependiendo del modelo

A todas estas alternativas se suma la ducha ecológica, que empresas como Huella Cero venden para disminuir el consumo de agua, y los paneles solares para calentar piscinas y agua en casas y departamentos.

Para disminuir las más de 3 millones de bolsas de plástico que se usan en Chile, existen campañas y empresas que venden bolsas de tela como Eco3r.

Reciclaje en Santiago

Una de las iniciativas exitosas de reciclaje ha sido el proyecto Banco Ambiental, empresa que premia a quienes reciclan su basura. Desde 2008 han recolectado 19.200 kilos de desechos reciclables (vidrio, papel, plástico y metal) en Las Condes y La Reina. También reciben aportes de universidades, colegios, empresas y otras instituciones.

En Vitacura se creó Punto Limpio, un recinto donde las personas pueden llevar su basura reciclable entre las 9 y las 20 horas. Ha sido tal el éxito que hay planes de ampliar el recinto. En 2006 sólo 92 vehículos ingresaron a Punto Limpio a dejar sus residuos, durante 2008 llegaron 5.300, dice Yéssica Tsutsumi, directora de Aseo y Ornato del municipio.

Comments are closed.