Las platas de los seguros que están en juego tras la masiva fuga de salmones

Montos comprometidos podrían alcanzar al millón de dólares. En manos de los liquidadores se encontraría el proceso de investigación abierto por Royal & SunAlliance (RSA) por los seguros comprometidos en el caso de las fugas de 190 mil salmones de la empresa Mainstream y 500 mil truchas de Aguas Claras, de sus jaulas de Calbuco y Hualaihué, respectivamente. El Diario Financiero, 19 de enero 2009.


Y es que según fuentes de la industria, las pérdidas ascenderían a unos US$ 2,3 millones, por lo que podría haber una suma importante de seguros involucrados.

Aunque las empresas han mantenido total hermetismo, fuentes cercanas calculan que el monto que tendría que pagar la aseguradora a ambas acuícolas podría alcanzar US$ 1 millón.

Ello porque las pólizas de ambas empresas, que tienen una prima anual entre US$ 500 mil y US$ 700 mil y que cubren la fuga (dependiendo de ciertos criterios), contemplan también deducibles altos, de entre 15% a 30%, según informó el gerente técnico marine de RSA, Pietro Sarti.

En el caso de Mainstream, hay que considerar además que la empresa logró recuperar el 60% de los salmones perdidos, por lo que la eventual indemnización no consideraría esa pérdida.

Seguro específico

El escape de los salmones de Mainstream, cuyo peso se estima en 200 gramos la unidad en etapa juvenil, tienen un valor promedio de US$ 1,32,  lo que implicaría una pérdida total de US$ 250 mil para la empresa.

En tanto, cada una de las truchas fugadas de Aguas Claras –con un peso promedio de 3 kilos pues estaban en etapa “de cosecha”- tendría un costo de US$ 4,2, lo que significaría una pérdida de poco más de US$ 2 millones. Ello, según la valorización utilizada por las liquidadoras de seguros, según  explica el gerente de Salmovet, Víctor Alvarado.

Tanto Mainstream como Aguas Claras responsabilizaron como causa de la fuga los fuertes vientos que azotaron el 31 de diciembre a la zona, situación que estaría avalada por informes meteorológicos y de la autoridad marítima local. Y es que la posibilidad de que los ejemplares se escapen es muy remota, según comentan en la industria.

Por ello, el seguro acuícola de Biomasa, como se denomina a los que se otorgan a la industria en general, es una herramienta hecha a la medida de cada empresa, que la protege de eventos inesperados de gran impacto económico. Sin embargo,  “aún cuando se use, sólo permite recuperar parte del costo productivo incurrido y jamás el costo de venta comercial esperado”, puntualiza Alvarado.

Este seguro abarca riesgos catastróficos por naturaleza (tormenta, tempestad o terremoto) señalados como básicos ante la Superintendencia de Valores y Seguros; además de enfermedades, predación y robo, entre otros.

En este contexto, “la fuga tendrá cobertura en la medida que provenga de un riesgo amparado en la póliza contratada y que sea determinado por un liquidador de seguros”, agrega Sarti. Como garantía, la aseguradora exige certificados ictosanitarios, de peso y estado de la biomasa mensuales, de acuerdo a los que valoriza la pérdida en casos como éste.

RSA cubre cerca del 60% del mercado productor exportador asociado a Salmón Chile, donde también participan Penta Security y Chilena Consolidada. Los activos asegurados para la industria en Chile bordea los US$ 2 mil millones.

Comments are closed.