Obama hace frente al problema delcambio climático y la dependencia energética

El parque automotor deberá consumir menos en 2013 y los estados pueden tomar medidas aún más fuertes. "Estados Unidos no será rehén de recursos cada vez más limitados, de regímenes hostiles y del calentamiento del planeta. No nos quedaremos de brazos cruzados sólo porque actuar es difícil. Es el momento de tomar las decisiones difíciles", dijo ayer el Presidente de EE.UU. El Mercurio 27 de enero de 2009.


Agregó que "llegó la hora de enfrentar el desafío en esta encrucijada de la historia, eligiendo un futuro más seguro para nuestro país, próspero para nuestro planeta y sustentable".

Anunció dos medidas inmediatas:

La primera es una orden ejecutiva que instruye a su administración para hacer que los fabricantes de automóviles produzcan vehículos de consumo más eficiente para 2011.

Pidió a su Gobierno que se asegure de que para 2020, o antes, la flota de vehículos tenga un rendimiento de 35 millas por galón de gasolina consumido, el equivalente a 14,8 kilómetros por litro.

Una ley aprobada en el Congreso ya establecía ese objetivo, pero la Casa Blanca nunca puso en marcha medidas que permitieran cumplirlo.

Un paso, no un peso

A diferencia de la administración de su antecesor, George W. Bush, que se resistió durante mucho tiempo a imponer medidas que obligaran a fabricar vehículos más eficientes, Obama aseguró que la regulación "no representa un peso añadido para la industria, sino que la prepara para el futuro".

En la segunda de las órdenes ejecutivas que firmó ayer, Obama ordena a la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) revisar las decisiones contra las iniciativas estatales de imponer medidas más duras.

El Presidente aseguró que "se han acabado los tiempos en los que Washington arrastraba los pies".

Indicó que el Gobierno debe colaborar con los estados en la imposición de estándares más duros a los vehículos.

California y otra docena de estados intentaron imponer límites más duros que los del gobierno federales a las emisiones de gases de sus vehículos, pero el Gobierno de Bush los bloqueó en 2007.

Además, Obama lanzó un dardo a su predecesor, que negó hasta casi el final de su mandato la existencia del cambio climático: "Mi administración no negará hechos, (sino que) se guiará por ellos".

También China e India

"Le dejaremos claro al mundo que Estados Unidos está listo para liderar", afirmó, al tiempo que anunció "una verdadera coalición global" que evite "dar poder a los dictadores y dólares a los terroristas", y que se asegura de que países "como China y la India cumplan con su parte".

El Presidente aseguró que para Estados Unidos "ningún asunto es tan fundamental como el de la energía", y prometió trabajar hacia la independencia energética, algo que ya anunció Richard Nixon en los años 70.

Obama afirmó que el país tiene "los recursos para cambiar", pero que se requerirá "coraje y compromiso".

Bush, que se mostró escéptico durante la mayor parte de su mandato sobre el cambio climático, nunca impuso normativas para un consumo más eficiente de los automóviles.

El presidente del Comité de Energía de la Cámara de Representantes, el demócrata Henry Waxman, acogió hoy con satisfacción el anuncio del Presidente, que consideró un "paso enorme y necesario desde hace mucho tiempo para lograr la independencia energética y para el medio ambiente".

Energías limpias en Europa

Ayer casi 50 países firmaron en Bonn el texto fundacional de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). Esta iniciativa busca el paulatino abandono del consumo de gas, petróleo y carbón. Por Chile, estuvo invitado el ministro de Energía, Marcelo Tokman. No firmaron el documento inicial ni EE.UU., Rusia, Japón, China, ni Brasil. El ministro alemán del Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, advirtió los obstáculos que han de superar las energías renovables.

Cambio climático: de Londres a Washington

El lanzamiento de un canal medioambiental de TV motivó ayer el fluir de esta escultura por el Támesis.

Al otro lado del Atlántico, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, también preocupada del cambio climático, nombró un delegado especial para el tema: Todd Stern.

Su misión será "restablecer el liderazgo de EE.UU. en el tema medioambiental". Stern fue el negociador principal en los debates del Protocolo de Kyoto durante el gobierno de Clinton.

"No debe subestimarse la crisis medioambiental global", señaló Hillary Clinton. "Ni debieran ignorarse o rechazarse ni los hechos ni la ciencia sobre el tema".

Hillary dijo que Stern operará como el negociador jefe en la venidera reunión clave de Copenhague y que antes negociará con grupos de países.

 

Comments are closed.