Sin Miedo Contra la Corriente: un año denunciando los problemas de la industria salmonera

Oxfam en Chile y Fundación Terram continúan informando a la población respecto a las negligencias laborales y medioambientales que comete la industria del salmón en el sur de nuestro país. OLACH 21 de enero de 2009.


Hace un año se lanzó en Puerto Montt la campaña  “Sin Miedo Contra la Corriente”, que busca informar a la opinión pública sobre el impacto  laboral, social  y ambiental de  la salmonicultura. Desde enero de 2008, Oxfam en Chile y Fundación Terram han liderado esta iniciativa cuyo propósito es promover que las condiciones de trabajo de los hombres y mujeres que se emplean en la industria sean dignas, y avanzar en políticas que resguarden el ecosistema.

En poco tiempo la industria de las “ovas de oro” se transformó en sinónimo de éxito para el país, pasando a formar parte importante de la economía de la Región de Los Lagos. Sin embargo ese éxito nunca se ha visto reflejado en el ámbito laboral y ambiental, con esas base se fundó esta campaña.

Para Mónica Maureira, directora interina de Oxfam en Chile, los impactos que ha provocado la industria son evidentes, hoy, por la crisis  sanitaria que afecta al sector. “Durante un año hemos incidido en la discusión que se ha dado sobre las consecuencias que tiene la industria en nuestro país, hemos cuestionado el modelo económico con el que se está trabajando y con el que somos reconocidos a nivel internacional”.

Asimismo, Maureira añadió que “el éxito de esta industria, que por un buen tiempo ganó mucho dinero, no se condice con las condiciones de empleo que tienen los trabajadores y trabajadoras. En crisis, esta situación es más dramática y aún más precaria. Así lo están viviendo los trabajadores que una vez despedidos son recontratados con estándares laborales aún más bajos”.

A su vez, Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram señaló que “la campaña ha sido tremendamente positiva en el sentido de develar lo que estaba pasando en la región, y por otro lado, anticipar ciertas situaciones. En lo mediático, la campaña ha sido muy visible y reconocible por la gente, sobre todo local en Puerto Montt o Chiloé”.

En todo este tiempo varios actores se han sumado a esta propuesta, entre ellos, la reconocida banda nacional “Lucybell”, quienes han apoyado fuertemente la iniciativa.

La representante de Terram recordó también que durante este año se han elaborado una serie de documentos que han servido de insumo para la discusión que se está teniendo en torno al sector.“Durante muchos años la salmonicultura ha mantenido pésimas condiciones laborales y medioambientales y las propuestas de soluciones que hay hoy en día no dan cuenta de la complejidad del problema”, aclaró Liberona.

Próximos pasos

“Hemos hecho circular mucha información entre diversos actores políticos y sociales; trabajamos a través de  boletines informativos, páginas webs, espacios en Facebook. La campaña ha estado presente en la calle con el trabajo de voluntarios de Oxfam y en eventos masivos y, obviamente, eso permite que un porcentaje bastante importante de personas pueda estar informado sobre lo que está pasando con la gente que trabaja en esta industria”, especificó Mónica Maureira.

Consultada acerca de los próximos pasos, la representante de Oxfam en Chile sostuvo que “tocaremos todas las puertas necesarias para que se nos entregue información fiel sobre cómo van a ser invertidos los recursos que el Gobierno está destinando a  la industria, como una forma de reactivarla a través del uso de mayor tecnología. Queremos saber cuánto de esos recursos irán a los trabajadores y trabajadoras, y a la comunidad que, en definitiva, es lo primordial”.

“Hay que estar en alerta, observando lo que pasa, creemos que los trabajadores y trabajadoras deben hacer sus planteamientos de forma firme al Gobierno. El Estado no puede seguir subsidiando a la industria. Antes de apoyar a las empresas se podría apoyar otras tareas en la misma zona”, acotó Flavia Liberona.

En la actualidad, según cifras de los trabajadores, unas 6.000 personas han sido despedidas a consecuencia del virus ISA, provocando un gran impacto laboral y social en las regiones salmoneras. Todo a consecuencia de un mal manejo por parte de la industria y de la poca atención prestada por las autoridades vinculadas al trabajo que desempeña este sector.

Comments are closed.