Urgente desde Calbuco: Carta a ciudadanos y autoridades de Chile

No a la PLANTA DE ALMACENAMIENTO PUREO DE EMPRESAS COPEC, ubicada en el sector de Yaco Bajo, Isla Quihua, Comuna de Calbuco. Por esto solicitamos su APOYO y COMPROMISO para velar y defender la Comuna de Calbuco, RECHAZANDO públicamente la instalación de este proyecto en nuestra localidad.


A través de la presente carta la comunidad de Calbuco se dirige a ustedes para darles a conocer la grave situación en la que se encuentra una de las tantas localidades de la X° Región cuyos recursos naturales han sido devastados y los habitantes experimentan una gran crisis económica, social y cultural producto de la sobreexplotación del Mar.

Nuestra comuna cuenta con 400 años de historia, y desde entonces se ha desarrollado una actividad industrial muy potente, con fábricas de cal, conserveras de mariscos, el boom de las algas y la merluza, hasta la década de los 80, en que se instala la salmonicultura.

Nada ha sido tan catastrófico como esta última industria, la cual, como a estas alturas ya saben, dejó sin oxigeno nuestro mar expandiendo su barro negro en el fondo marino del estuario de Reloncaví y el Golfo de Ancud, extermina e infecta día a día a nuestras especies nativas, dejando a la pesca artesanal sin opciones (para producir 1 kg. de salmón, hay que alimentarlo con 10 kg de otras especies, captadas por técnicas de arrastre propias de la pesca industrial), libera miles y miles de salmones enfermos para cobrar seguros, cambió los modos de vida tradicionales para enseñar a los hijos de esta comuna a trabajar como obrero asalariado en una fábrica salmonera, realizando el mismo movimiento con destreza y que luego de un tiempo atrofia extremidades y vértebras lumbares provocando un daño irreparable en las personas, convirtiéndose en causal de despidos, dejando al trabajador sin la posibilidad de poder optar a otro tipo de trabajo ni tampoco a una pensión digna por enfermedad.

La discusión en el gobierno sólo ha incorporado a los empresarios de SalmonChile, a un par de ONG’s, a los representantes de los trabajadores sindicalizados, pero los ausentes absolutos de esta discusión y quienes enfrentamos la crisis día a día somos nosotros, las comunidades saqueadas y contaminadas.

Además de esta triste situación, nos agobia una nueva amenaza, una sentencia de muerte para este archipiélago en medio de esta crisis socioambiental: la llegada de un Puerto Petrolero y Planta de Almacenamiento de Combustibles de empresas COPEC, proyecto donde una vez más y como en otras comunidades de Chile, el dueño es el Grupo Angellini.

Nuestra esperanza para sobrepasar esta crisis es regresar a lo que siempre fuimos: un pueblo de pescadores, recolectores y agricultores de productos sanos. Pero con la instalación de este megaproyecto, se producirán los siguientes impactos:

1. Devaluación de los productos provenientes de la mitilicultura, recolección de orilla, pesca artesanal y el agro.
2. Contaminación de la ÚNICA NAPA DE AGUA DULCE de la comuna, de la cual hoy bebemos agua limpia, pues el proyecto se emplazaría encima de este recurso vital.
3. Tendremos que convivir con un flujo vial de camiones para el traslado de combustible de 442 camiones por día, lo que significa un promedio de 18 vehículos por hora (Resolución Calificación Ambiental, CONAMA, Junio 2008).
4. La planta petrolera COPEC tendrá una vida útil de 25 años y trabajarían allí 20 operarios (Estudio de Impacto Ambiental, Agosto 2007), por lo que el impacto positivo para nuestra comuna en términos laborales NO EXISTE.
5. El Puerto y Planta de Almacenamiento de Combustible de empresas COPEC, hasta el año 2006, se encontraba en la ciudad de Puerto Montt, de donde fue obligado a retirarse y buscar un nuevo emplazamiento tras la filtración continuada de combustible hacia el mar y a napas de aguas subterráneas, situación por la cual existe un Juicio Civil por Daño Ambiental (Primer Juzgado Civil de Puerto Montt, Rol Nº 2919, año 2007) interpuesto por el Consejo de Defensa del Estado Chileno.

Nosotros queremos habitar y trabajar en nuestro territorio. No queremos vivir de manera diferente y en otra ciudad. Queremos y exigimos el derecho a vivir y desarrollarnos en un medio ambiente libre de contaminación, como bien consagra la Constitución de nuestro país. Exigimos ser tomados en cuenta al momento de decidir que pasara con nuestras vidas. Exigimos parar el saqueo de nuestros recursos, y darnos una oportunidad para vivir dignamente, sin daño a nuestra salud, sin daño a nuestra Naturaleza.

Esperamos que los Ministros de Gobierno, Senadores, Diputados y autoridades locales hagan real el principio de que el poder político representa al pueblo y no al empresario, se despiden atentamente:

Unión Comunal de Organizaciones Rurales, Isla Quihua, Calbuco.
Comité Ambiental Aguas Azules de Calbuco.
Comunidad Mapuche Huilliche Pepiukelen, Pargua, Calbuco.
Federación de Trabajadores Salmoneros y otros de Calbuco, FETRACAL
Federación de Pescadores Artesanales Aguas Azules, Calbuco
Respaldan:
Campaña Salvemos el Mar Chileno, Movimiento de los Pueblos
El Ciudadano

 

Comments are closed.