EE.UU. regulará emisiones de CO2

El gobierno de Estados Unidos regulará las emisiones de dióxido de carbono (CO2), luego de que un organismo estatal reconociera que éste y otros gases que provocan el efecto invernadero ponen en riesgo la salud y el bienestar humanos. BBC Mundo, 17 de abril 2009.


La Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés), anunció el cambio de política tras una revisión de evidencia científica.

La noticia fue recibida con alegría y alivio por los grupos defensores del medio ambiente que durante la presidencia de George W. Bush habían incluso llevado a la corte una serie de casos para forzar a la EPA a pronunciarse en este sentido.

Los países en vías de desarrollo han exigido a EE.UU. que lleve la delantera a la hora de encarar el cambio climático.

Varios de los gobiernos de estos países no estaban dispuestos a recortar sus emisiones de CO2 mientras en EE.UU. no se dieran señales de proceder de igual forma.

Pero el presidente Barack Obama prometió un cambio de rumbo.

Al estilo europeo

Leyes relativas a los gases contaminantes se discuten en estos momentos en el Congreso estadounidense; sin embargo, el anuncio permitirá a la EPA ordenar recortes sin esperar a que los proyectos se conviertan en ley.

"Las conclusiones confirman que la contaminación de gases que provocan el efecto invernadero es un verdadero problema, ahora y también para las futuras generaciones", dijo Lisa Jackson, funcionaria de la agencia.

"Afortunadamente, esto coincide con el llamado del presidente Obama a apuntar a una economía que emita poco CO2 y a un fuerte liderazgo en el Congreso en pos de la energía limpia, y la legislación relacionada con el cambio climático. La respuesta creará millones de puestos de trabajo ecológicos, y pondrá fin a la dependencia de nuestro país del petróleo extranjero", agregó.

De acuerdo al corresponsal de la BBC en Estados Unidos, Justin Webb, la noticia viene a ser una nueva aplicación del freno de manos y el abandono de la ruta emprendida por Bush. El camino escogido por Obama no sorprende, pero igualmente es significativo el cambio de dirección.

La reacción de la oposición no se ha hecho esperar. Ya pusieron el grito en el cielo, dice Webb; aducen que los centros comerciales y los pequeños negocios se verán obligados a enfrentar más gastos justo cuando menos se pueden dar el lujo de hacerlo.

Todavía quedan muchas discusiones y obstáculos burocráticos por sortear, añade, pero EEUU ya se encamina haciauna regulación más parecida a la europea en cuanto a lo que al medio ambiente se refiere.

Comments are closed.