Gobierno destina $5 mil millones para enfrentar despidos en la industria salmonera

Se estima que este año habrá más de 8.500 personas cesantes como efecto del virus ISA. Plan considera apoyo al emprendimiento y capacitación, e irá en ayuda de 5.150 trabajadores desvinculados. El Mercurio, 16 de abril 2009.
Lea noticia relacionada: Gerente de AquaChile y los 450 despidos: "Era imposible no tomar esta decisión".


Un programa de ayuda a los trabajadores desvinculados de las empresas salmoneras, que se han visto seriamente afectadas como consecuencia del virus ISA, lanzó ayer el Gobierno, comprometiendo recursos por $5 mil millones (casi US$ 9 millones).

El programa incluye apoyo al emprendimiento y capacitación para los trabajadores de la industria salmonera de la Región de los Lagos (ver recuadro).

"La intervención especial (…) es una cobertura en términos de trabajadores, hombres y mujeres, de 5.150 soluciones", aseguró el subsecretario del Trabajo, Mauricio Jélvez.

Según dijo, y sobre la base de la información entregada por la industria en los últimos días, se estima que el sector ha perdido unos 10 mil empleos. La industria salmonera llegó a emplear en 2007 a más de 50 mil personas, entre trabajos directos e indirectos.

Sin embargo, estimó que estas desvinculaciones "van a ser compensadas con una recontratación de mil 500 trabajadores entre septiembre y octubre, por lo tanto, la pérdida neta de empleos que vamos a tener en el año 2009 asciende a una cifra de ocho mil 500".

En paralelo, el Gobierno trabaja en un plan de inversión en obras de infraestructura pública en la zona, como la construcción de un hospital, un estadio y viviendas sociales.

"La cartera de proyectos en esa región va a generar del orden de 11.500 empleos adicionales", estimó Jélvez, agregando que "es razonable suponer que una cifra, que podría ser del orden del 25% o 30% de ese total de empleos que se va a generar puede ser oferta real y efectiva para trabajadores del sector salmonero que pierdan su empleo y que puedan reinsertarse.

El plan pro empleo anunciado ayer se suma a la ayuda que lanzó el Gobierno a fines del año pasado para las empresas del sector. Ésta considera garantías financieras de Corfo para la industria.

Microemprendimiento y reconversión laboral

1.– Se crearán dos oficinas de intermediación laboral en las provincias de Llanquihue y Chiloé -en sus respectivas Gobernaciones Provinciales-, para atender preferentemente a los trabajadores desvinculados de las empresas del salmón. Este sistema será reforzado por profesionales proporcionados por las empresas.

Según la Subsecretaría del Trabajo, es clave la información en detalle de cada trabajador para canalizar toda oferta de trabajo.

2.– Habrá cuatro alternativas de ayuda para las personas despedidas: bonificación a la contratación de 40% de un salario mínimo por cuatro meses; los jóvenes (hasta 25 años) desvinculados ofertarán a la empresa una bonificación de 50% hasta por 12 meses; se lanzará un programa de inversión en la comunidad, que dará 250 cupos, y se financiarán proyectos de infraestructura urbana para los municipios, administrados por éstos.

3.– Se pondrá a disposición de los trabajadores desvinculados dos instrumentos de microemprendimiento: "Apoyo al Emprendimiento, Capital Semilla", administrado por Sercotec, el que contempla un aporte de hasta $1 millón por cada iniciativa más $500 mil como aporte de asistencia técnica. A este se suma el programa "Microemprendimiento" administrado por Fosis, el que contempla un aporte máximo de $500 mil por cada iniciativa.

4.– En caso que los trabajadores desvinculados, opten por reconvertirse laboralmente o desarrollar nuevas competencias laborales, el Gobierno podrá a su disposición cuatro instrumentos de capacitación: Jóvenes Bicentenario, Becas Franquicia Tributaria (OTIC), Programa Nacional de Becas y Becas Mype, todos estos instrumentos son administrados por el Sence regional y cada curso se determinará entre el Sence y los beneficiarios.

AquaChile desvincula a 450 trabajadores de planta Puerto Montt como efecto del ISA

Empresas AquaChile -la mayor salmonera del país de capitales locales- despidió ayer a 450 trabajadores de la planta de Puerto Montt, que se suman a los 60 administrativos que desvinculó hace una semana.

La reducción de personal es consecuencia del virus ISA, que ha generado una fuerte caída en la producción, y equivale al 9% del total de los trabajadores de la firma controlada por las familias Puchi y Fischer.

"Las consecuencias del virus ISA, junto con el reciente bloom de algas en la Región de Aisén, han afectado directamente la actividad productiva de toda la industria. AquaChile ha visto disminuida en 60% su materia prima de salmón del Atlántico respecto del 2008", explicó el gerente general de la empresa, Alfonso Márquez de la Plata.

El ejecutivo destacó que la industria lleva varios meses diseñando e implementando "lo que será un largo y complejo proceso de reconversión de sus sistemas de producción". Éste incluye estrictas medidas de bioseguridad, las que, a juicio de Márquez de la Plata, "implicarán el inicio de la recuperación de los niveles históricos de producción hacia fines del próximo año". No obstante, sostuvo que "todo esto va a ser posible en la medida en que las autoridades y el Congreso aprueben e implementen los cambios regulatorios que la industria del salmón necesita para hacer posible su reconstrucción y volver así a ser una fuente de trabajo y progreso estable".

 

Comments are closed.