Grupo ambientalista exige a EE.UU. mayor control de fármacos en salmón cultivado

Grupo Pew advirtió de las potenciales amenazas medioambientales por las descargas de estos fármacos prohibidos al medioambiente marino y los potenciales riesgos a la salud humana asociados al uso de algunos de estos químicos en la producción de alimentos. Mundoacuicola.cl, 28 de abril 2009.


Esgrimiendo evidencia indesmentible del uso de antibióticos no autorizados por las autoridades de los Estados Unidos en centros de cultivo de salmón, el grupo medioambientalista norteamericano Pew está ejerciendo presión sobre la Food and Drug Administration (FDA), la entidad fiscalizadora de Estados Unidos, para que  extienda su fiscalización para detectar el uso de fármacos no autorizados a salmón importado desde Canadá, Noruega, Irlanda y  Escocia.

En un documento entregado personalmente al comisionado (s) de la FDA, el Grupo Pew advirtió de las potenciales amenazas medioambientales por las descargas de estos fármacos prohibidos al medioambiente marino y los potenciales riesgos a la salud humana asociados al uso de algunos de estos químicos en la producción de alimentos.

La carta-denuncia del Grupo Pew cuestiona la excepción que permite a empresas cultivadoras de salmón usar el benzoato de emamectina, permiso otorgado por la FDA bajo el concepto de Nueva Droga Bajo Investigación.

El Grupo Pew sostiene que están preocupados por los residuos de pesticidas y antibióticos debido a su potencial daño a la salud humana y al medioambiente. Por ejemplo, el fármaco benzoato de emamectina, que es usado para combatir el piojo de mar, “es muy toxico para organismos acuáticos y puede causar efectos adversos de largo plazo al medioambiente,” de acuerdo a la información sobre seguridad proporcionada por los laboratorios fabricantes del fármaco.

Según el portal británico FISHupdate, el uso no terapéutico de antibióticos en peces cultivados destinados al consumo humano también causa preocupación por la posibilidad de la aparición de infecciones bacterianas resistentes a antibióticos en seres humanos.

A principios de 2009, gracias a la Ley de Libertad de Información, el Grupo Pew obtuvo acceso a documentos de la FDA que revelaron que tres empresas salmoneras chilenas, incluyendo a dos de los mayores productores de salmón en el país, utilizaban fármacos  no aprobados por el Gobierno de los Estados Unidos.

Mientras la atención estaba enfocada hacia Chile, el Grupo Medioambiental Pew ahora posee información indesmentible de que fármacos no aprobados por la FDA para el mercado norteamericano también se usaban masivamente en centros de cultivo de salmón en Canadá, Noruega, Irlanda y Escocia. Durante el año 2008, más de la mitad del salmón importado por los Estados Unidos provenía de esos países.

“Es apropiado que la FDA le ponga límites a un país exportador como Chile para que use solamente aquellos fármacos que estén autorizados por el Centro de Medicina Veterinaria de la FDA, pero otorgando excepciones a ciertos productores de los estados Unidos – como los del estado de Maine –  crea un doble estándar,” comentó Andrea Kavannagh, directora de la campaña de acuicultura marina del Grupo Pew.

“Los estándares de la FDA deben ser universales y aplicados a todos por igual”, dijo la ejecutiva.

El documento del Grupo Pew constituye una solicitud formal de información adicional sobre la postura de la FDA con respecto al uso de fármacos “no aprobados” en la acuicultura.

Una duda importante es si la FDA va a obligar a todas las empresas que exportan salmón a los estados Unidos a adherirse estrictamente a la lista de fármacos aprobados por el Centro de medicina Veterinaria de la FDA. Otra duda es cómo la FDA puede conciliar su postura frente a su actual requerimiento de que todas las empresas chilenas utilicen en sus cultivos de salmón sólo fármacos “aprobados”, mientras que permite que los cultivadores de salmón de Maine (noreste de EE.UU.) usen uno de estos fármacos “no aprobados” – el benzoato de emamectina – en sus centros de cultivo.

“La agencia estatal norteamericana ha hecho algunos avances en relación con pescados cultivados importados,” dijo Kavanagh. “Ya es tiempo de que la FDA enfrente decididamente los problemas de seguridad alimentaria y medioambiental asociadas con salmón cultivado, no sólo en Chile sino que también en Noruega, Escocia, Irlanda y Canadá, como asimismo aquí en nuestra propia casa,” concluyó la ejecutiva.

Comments are closed.