Satélite sigue colapso de hielos casi en vivo

Antártica occidental. La destrucción de un inmenso dique de hielo en extensa superficie glaciar podría desatar una estampida de icebergs. El Mercurio, 07 de abril 2009.


En los próximos días debería colapsar por completo el dique de hielo que une la plataforma Wilkins con la isla Charcot y que aguanta su desmoronamiento.

Lo calcula Andrés Rivera, glaciólogo del Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECS).

El satélite de la agencia espacial europea Advanced Synthetic Aperture Radar (ASAR), de la serie Envisat, monitorea a diario el fenómeno, al sur de la península antártica.

Dispara a veces hasta dos fotografías por jornada, lo que permite ver prácticamente cómo se va desprendiendo cada témpano.

Sus reportes están en www.esa.int/esaEO/SEMWZS5DHNF_index_0.html

Según Rivera, una vez que el dique sucumba, el resto de la plataforma se verá directamente afectado por la acción del mar; pueden abrirse más grietas, acelerando el desmembramiento.

Coincide Rodrigo Jaña, experto del Instituto Antártico. "En la parte frontal ya ha habido una fracturación, y probablemente la resistencia se haya debilitado también. Eso provocará que el fenómeno avance hacia la base de la plataforma". Hacia el continente.

Rivera justifica un detallado monitoreo de la zona con imágenes satelitales o vuelos con sensores de precisión, para tener un control total. Así lo hicieron en octubre el CECS y la NASA, a bordo de un avión Orión P3 de la Armada de Chile.

Peligro, témpanos

Jaña dice que el desprendimiento está produciendo una verdadera "armada" de hielos. Si estuviesen en un área de mayor tránsito comercial hundirían varios Titanics, pero allá, en los 70 grados de latitud sur, básicamente las únicas naves que llegan son las de investigación.

Sin embargo, dependiendo de su tamaño, algunos de estos icebergs podrían permanecer en la región por varios años; se irán desmembrando en trozos pequeños. "En algún minuto, por los regímenes de corriente, pueden salir y cruzar a áreas con mayor navegación", advierte.

Para Rivera, la fracturación de la plataforma Wilkins tiene un culpable: el calentamiento oceánico y atmosférico que está experimentando la península antártica, en particular su margen occidental.

Comments are closed.