Comisión de Pesca se anticipa a tramitación de proyecto que modifica las concesiones acuícolas

La instancia manifestó su inquietud por el “precedente” que puede constituir para otros sectores de la industria esta iniciativa que obliga a los privados a desarrollar su labor en barrios concesionados. Senado.cl, 27 de mayo 2009.


Pese a que la próxima semana se dará cuenta en la Sala del Senado del proyecto, que modifica la Ley de Pesca en lo relativo a las concesiones acuícolas, los senadores Antonio Horvath, Nelson Ávila y Pedro Muñoz anticiparon sus aprensiones por los alcances de esta iniciativa que modifica el modelo de otorgamiento y operación de los centros acuícolas.

El senador Horvath, presidente de la Comisión de Pesca, precisó que la instancia ya tiene la experiencia de haber trabajado sobre la modificación a la Ley General de Pesca y, por ello ya preparó una estrategia de trabajo para analizar este proyecto.

Añadió que el sector salmonero y acuícola enfrenta dos graves crisis: una, motivada por la aparición del virus ISA y la  otra, derivada de la situación económica internacional.

Explicó que la instancia analizó la situación laboral y social de los trabajadores acuícolas de la X, XI y XII regiones que han sufrido despidos de parte de las empresas y hoy enfrentan un complejo escenario.

Por su parte, el senador Nelson Ávila, integrante de la Comisión de Pesca precisó que en momento de crisis, es natural que la reacción del aparato público esté orientada a ofrecer adecuadas mitigaciones a los diferentes actores del ámbito económico y social.

Sin embargo expresó su preocupación porque "estamos a solo días de recibir en este Senado un proyecto que apunta a otorgar concesiones en la Undécima Región como aval a los bancos para que puedan resolver los problemas que se han creado en la industria del salmón".

Indicó que "por lo que conocemos en general, resulta preocupante el hecho de que el Estado esté  apuntando en una dirección como la que sugiere el proyecto, que particularmente me parece extraordinariamente peligrosa por los precedentes que sienta para otros sectores".

Por su parte, el senador Pedro Muñoz Aburto, integrante de la Comisión de Trabajo se mostró partidario de condicionar la mantención de las concesiones de acuicultura al cumplimiento de la legislación laboral, en materia de prácticas antisindicales y derechos fundamentales del trabajador.

La propuesta, contenida en el proyecto de ley despachado por la Cámara de Diputados que pretende contribuir al salvataje de la industria, afectada por una grave crisis, ha generado inquietud en el empresariado y fue objeto de duros cuestionamientos en el primer trámite legislativo, aunque en definitiva resultó aprobada por un amplio margen, dijo el parlamentario.

"Sería inaceptable que no se avanzara, también, en materia laboral, ámbito que representa una de sus mayores debilidades" dijo, el legislador y añadió que "la salmonicultura que interesa salvar es aquélla que crea riqueza, aporta inversión, es sustentable y genera buenos empleos y no la que maximiza utilidades atropellando a sus trabajadores y depredando el entorno".

NUEVAS NORMAS Y PATENTES

La iniciativa que quedó en condiciones de cumplir su segundo trámite, en el Senado, a partir de la próxima semana, apunta a lograr un mejoramiento en las condiciones ambientales y sanitarias en que se desarrollan las actividades acuícolas, mediante las áreas de manejo sanitario.

Asimismo otorga los mecanismos adecuados para facilitar y otorgar certeza a la constitución y ejecución de garantías sobre las concesiones y autorizaciones de acuicultura.

También fortalece las facultades fiscalizadoras del Servicio Nacional de Pesca en relación a la actividad acuícola, de modo de contar con los instrumentos adecuados que permitan controlar eficazmente el cumplimiento de las disposiciones ambientales y sanitarias que deben cumplir los centros de cultivo y prevenir situaciones como las producidas por el virus ISA.

El texto legal fortalece las facultades del Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) y aumenta las sanciones para quienes contravienen las normas legales y aumenta el monto de la patente única de acuicultura a los centros de cultivo de peces, en forma gradual, a partir del año 2010. En la actualidad, dichas patentes ascienden a 2 UTM es decir, unos 70 mil pesos al año.

Las patentes se elevarán de acuerdo al siguiente calendario: en el año 2010 a 4 UTM por hectárea; en 2011 a 6 UTM por hectárea; en 2012 a 8 UTM por hectárea y a partir del año 2013 a 10 UTM por hectárea.

El aumento del valor de las patentes significará desde el año 2013 mayores ingresos fiscales por aproximadamente 105.000 UTM, es decir, unos 4 mil millones de pesos anuales).

Estos recursos serán distribuidos en igual porcentaje entre el Fondo Nacional de Desarrollo Regional y las Municipalidades de las comunas en que estén ubicadas las concesiones o autorizaciones de acuicultura.

Comments are closed.