La salud mundial está en riesgo a causa del cambio climático

Informe en prestigiosa revista The Lancet llama a tomar medidas. El dengue y malaria alcanzarán nuevas zonas, y el calor será un factor de muerte frecuente. En Chile, las barreras naturales no serán suficientes para contener dichas enfermedades. El Mercurio, 14 de mayo 2009.


En el verano europeo de 2003, más de 70 mil personas perdieron la vida por el calor. Desde entonces no se ha repetido tal debacle, aunque el calor no haya cedido. En los meses que van de este año, Buenos Aires ha debido enfrentar el dengue, enfermedad transmitida por un mosquito que no es endémico de la zona; ya suman 300 casos.

Basados en estos hechos, la revista inglesa The Lancet y el University College de Londres presentaron un informe que advierte que el cambio climático es la mayor amenaza para la salud mundial en el siglo XXI.

La muerte por calor o las enfermedades que dejan de ser estrictamente tropicales son síntomas de lo que se viene.

El día después de mañana

"Esto no es una película de catástrofes con final feliz, es algo real", dijo a EFE Anthony Costello, director del informe. "El cambio climático es una cuestión sanitaria que afecta a miles de millones de personas y no sólo un problema medioambiental que afecta a los osos polares y a los bosques", enfatizó.

Costello, experto en maternidad y neonatología, hace año y medio era un completo escéptico del cambio climático. Hoy sube la voz para alertar a los que tienen que tomar medidas.

El impacto de lo que ya está pasando "no será algo que percibamos en un futuro lejano, sino durante nuestras vidas y, definitivamente, en las vidas de nuestros hijos y nietos", aseguró en la conferencia donde se presentó el informe, que pretende ser un modelo para que los gobiernos actúen multidisciplinariamente contra el cambio climático.

La alarma, concluye el trabajo, está en las implicancias sanitarias del cambio climático. Con el aumento de la temperatura entre 2 y 6 grados, los afectados por enfermedades endémicas del trópico, como el dengue y la malaria, y los fallecidos por efecto directo del calor serán muchos más.

Ahora no sólo se trata de reducir las emisiones de CO{-2} para frenar el alza de la temperatura sino también para evitar desastres humanitarios de grandes dimensiones.

Los países pobres tendrán altas mortandades por el incremento de la transmisión de la malaria y otras dolencias infecciosas, o por cuestiones tan simples como diarreas por consumo de alimentos en mal estado.

Hugh Montgomery, del University College de Londres, recordó que si la Unión Europea cumple con reducir 30% de las emisiones de CO{-2}, ahorrará en sus sistemas de salud 76 mil millones de euros al año (casi 60 billones de pesos).

La comparación entre ricos y pobres es demoledora, según el informe: "La pérdida de años de vida saludable por el cambio medioambiental será 500 veces mayor en África que en las naciones europeas, pese a que los países africanos contribuyen poco al calentamiento global".

Las inundaciones y las sequías también tendrán efecto devastador en la salud de las naciones más pobres, con cosechas disminuidas y consecuentemente alimentos más caros, y con situaciones sanitarias deficientes que derivarán en gastroenteritis y malnutrición.

-Dr. Guillermo Acuña – Infectólogo
"El cambio de la temperatura del mar ha hecho que el Vibrio parahemolítico afecte a las aguas costeras no sólo de Antofagasta, sino que más al sur, como Puerto Montt".

-Dra. Cecilia Perret – Soc. Chilena de Infectología
"Las enfermedades diarreicas ya son un gran problema en continentes como África y América, y podrían ir aumentando a medida que escasea la disponibilidad de agua limpia".

-Aldo Cerda – Gerente Bosques e Industria, Fundación Chile
"Más que el alza de temperatura, será la variabilidad climática, que prolonga sequías o inundaciones, lo que gatille los problemas pandémicos de salud".

-Eduardo Sanhueza – Experto en cambio climático
"Aunque Chile es una isla protegida naturalmente, el cambio climático abrirá espacios que posibilitarán que los vectores, como los mosquitos, lleguen a nosotros".

-Extinción
Según la WWF, los corales que rodean la isla malaya de Tioman desaparecerán a fines del siglo si sigue el ritmo del calentamiento global.

-Bajo las aguas
La Fundación contra la Subida del Nivel de los Mares advirtió que no sólo desaparecerán las actividades como la cosecha de algas en las islas Wakatobi, en la foto, sino también estados completos, como las Maldivas o las Seychelles. Si el mar sube un metro habrá 145 millones de refugiados medioambientales

Comments are closed.