Millonaria ganancia económico-ambiental del GNL en industrias

Sólo por menor precio, Metrogas estima que sus 200 clientes que volverán a usar gas natural ahorrarán US$7 millones al año y reducirán en 21% las emisiones de PM10, dato que podría subir al 48%. La Nación, 28 de mayo 2009.


De acuerdo a estimaciones de los 200 nuevos contratos suscritos por Metrogas con empresas capitalinas que a partir de agosto operarán con gas natural licuado (GNL), proveniente de Quintero, las ganancias económico-ambientales que reportará la reconversión desde el diésel bordean los US10 millones anuales, según sostuvo Ian Nelson, gerente de grandes empresas de la distribuidora.

En el seminario "Descontaminación Atmosférica en la Región Metropolitana: Evolución, Avances y Nuevas Medidas", que organizó la Universidad Federico Santa María, Nelson explicó que sólo por el menor precio del GNL frente a otros combustibles utilizados -"ahorros que varían desde el 10% hasta el 40%", dijo-, las 200 industrias que ya encargaron gas natural licuado ahorrarán en conjunto US$ 7 millones por año.

A lo anterior, Nelson agregó que el beneficio económico-ambiental de la inversión ascenderá al menos a US$2,6 millones anuales producto del valor económico de la reducción de emisiones de material particulado (PM 10), óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2).

Los 2,6 millones, en todo caso, no incluye la ganancia por reducción de dióxido de azufre (SO2) ni de material particulado fino (PM 2,5) por cuanto hoy no existe mercado de emisiones para estos tóxicos.

En Metrogas sostienen que de firmar con el 100% de sus clientes "con factibilidad de reconvertirse al GNL" (300 empresas), la ganancia por reducción de emisiones ascenderá a US$13,34 millones al año (2,37 millones por MP, 7,49 por NOx y 3,48 por CO2).

REDUCCIÓN DE SMOG

Adicionalmente, y en base a "volúmenes reales de consumo de combustible" de los clientes medidos, el ejecutivo de Metrogas estimó que los 200 contratos ya firmados para utilizar GNL Quintero reducirán en 21% su aporte en PM 10, otro 6% de PM 2,5, 14% de NOx, 13% de SOx y 9% de CO2. En total 61 mil 491 toneladas menos de esmog.

Es más, si se firman contratos con sus 300 clientes industriales con factibilidad de reconvertirse al GNL, la reducción de esmog será de 48% en PM 10, de 98% en PM 2,5, de 38% en NOx, 100% de SOx y 21% de CO2.

En suma, una reducción de 290 mil 106 toneladas de humo y gases dañinos para la salud.

A riesgo de sanciones, el cambio de diésel por GNL será obligatoria a partir de agosto para las empresas autorizadas a quemar petróleo desde el corte de gas argentino en 2005.

En tanto el senador Alejandro Navarro presentó ayer una querella contra las empresas que "han violado el Plan de Descontaminación al no compensar sus emisiones de material particulado y óxidos de nitrógeno".

Comments are closed.