11 parques metropolitanos carecen de mantención e infraestructura

Catastro 2008 efectuado por el Gobierno Regional de Santiago. En la lista están el parque Cerro Los Cóndores, de Colina; Intercomunal Brasil, de La Granja, y la reserva El Cobre de Loncha, en Alhué, entre otros. El Mercurio, 17 de junio 2009.


Once parques metropolitanos e intercomunales, junto a áreas de valor natural, se encuentran en "bajo" nivel de implementación ambiental, lo que significa, en rigor, sin o escasa infraestructura, equipamiento y mantención para su conservación en Santiago.

Así lo detectó el "Catastro de Áreas Verdes Ejecutadas y por Ejecutar en Áreas Urbanas y Áreas Rurales (protegidas)" de octubre de 2008, de la División de Planificación y Desarrollo del Gobierno Regional Metropolitano.

El informe oficial detectó cuatro parques metropolitanos con nivel "bajo": Cerro Los Cóndores, en Colina; Cerro Las Coralillas, en Til Til; El Trapiche, en Peñaflor, y Cerro Cementerio, en Melipilla. En el mismo nivel hay cuatro parques intercomunales: Brasil, de La Granja; Pan de Azúcar, de Colina; Estero Polpaico, de Til Til, y Las Bateas, de Til Til.

Similar calificación ambiental recibieron tres áreas de valor natural: Reserva Nacional El Cobre de Loncha, en Alhué; el Santuario de la Naturaleza El Roble, en Til Til, y el Humedal de Batuco-Chicauma, en Lampa.

Por definición, los parques metropolitanos son áreas verdes de uso público de carácter que pueden acoger actividades relacionadas con lo recreacional, deportivo, de culto, cultural, científico, de esparcimiento y turismo al aire libre. Se caracterizan por sus árboles, arbustos o plantas propios de la flora de la región.

El Parque Cerro Cementerio, de Melipilla, tiene 325 hectáreas en total, la mayoría de propiedad privada y sólo 20 de orden municipal. Y a sólo 5 kilómetros de la Plaza Armas de esa localidad, el área presenta cerros degradados -dice el catastro-, el camino está en mal estado y los accesos no son expeditos. El municipio propone este parque como proyecto Bicentenario.

Mal evaluado aparece también el Parque El Trapiche, de Peñaflor, de 128 hectáreas, bajo gestión fiscal y privada, que cuenta con aguas contaminadas, zonas de picnic en mal estado y el predio no cuenta con implementación.

Los parques intercomunales tienen idénticos usos y características que los parques metropolitanos, pero su alcance trasciende los límites de dos o más comunas.

Uno de los cuatro que está con nivel "bajo" de implementación es el Parque Brasil, en La Granja, de 51 hectáreas, de las cuales 38 son del Serviu, 12 del Museo Interactivo Mirador y una de Carabineros de Chile. El parque es administrado por el municipio de La Granja, salvo el sector del museo, que tiene una gestión privada a cargo de la Fundación Tiempo Nuevo.

En cuanto a las áreas de valor natural, éstas corresponden a las Áreas de Preservación Ecológica, las Áreas de Protección Ecológica con Desarrollo Controlado y las Áreas de Rehabilitación Ecológica.

Con calificación "baja" aparece la reserva nacional Roblería del Cobre de Loncha, comuna de Alhué, de 5.870 hectáreas, bajo administración de Conaf y que adolece de infraestructura para acampar, entre otras observaciones.

Igual calificación tuvo el Santuario de la Naturaleza El Roble de Til Til de dominio privado y comuneros de Caleu, comunidades que han formulado diversas propuestas para mejorar esa área.

Sólo el 30%

El catastro 2008 fue hecho sobre la bases del 30% de los parques y áreas de valor natural de la Región Metropolitana, es decir, sólo de 33 de un total de 108.

Por lo tanto, la evaluación se efectuó en función de 9 parques metropolitanos de un total de 30, de 19 parques intercomunales (de 61) y de 5 áreas de valor natural (de 17).

Comments are closed.