Conama identifica a ocho empresas que tendrán que volver al gas natural

Sector privado asegura que cumple con normas de emisión. Poco más de un mes tardaron los técnicos de la Comisión Nacional de Medioambiente (Conama) en identificar a las empresas de la Región Metropolitana que estarán obligadas a usar gas natural, a partir de agosto, fecha en que comenzaría la operación comercial del terminal de GNL de Quintero. El Diario Financiero. 15 de junio 2009.


El director Metropolitano de la Conama, Alejandro Donoso, informó que finalmente son ocho las empresas y nueve los proyectos que -de acuerdo con sus Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA)- tendrían que suscribir contratos para abastecerse con gas natural licuado (GNL) proveniente de la Quinta Región, obedeciendo así el emplazamiento de la ministra del ramo, Ana Lya Uriarte.

La secretaria de Estado ha amenazado con duras sanciones a quienes no se reconviertan y sigan “quemando” diésel, un combustible cuyo uso se autorizó excepcionalmente a causa de la crisis en los envíos de gas  desde Argentina.

Revisión caso a caso

Pese a lo anterior, Donoso detalló como procederán respecto de las firmas aludidas, entre las que figuran tres ligadas al grupo Matte y también la central Renca de Gener, cuya conversión a gas natural se espera desde 2002.

“Hicimos una revisión exhaustiva y en medio de las modificaciones que se han hecho en el tiempo, detectamos estas diez empresas, que son los mayores emisores de la región, cuya RCA establece que su matriz energética es el gas natural”, indicó.

Precisó en primer término que agosto no representa un “plazo fatal” para efectuar la fiscalización o cursar multas. “Si el GNL llega el 15 de agosto, no significa que el día 16 la Conama y todos los servicios les caeremos encima a estas empresas, sino que hay calendarios de fiscalización en el marco de un proceso que es regular y permanente y que considera no sólo a las fuentes fijas de emisión”.

Pese a que la intención de la Conama es “exigir que se cumplan las resoluciones de calificación ambiental”, en la industria cuestionan esta visión  pues estiman que sus permisos están asociados a límites de emisión y no precisamente a  un determinado combustible.

Al respecto, conocedores del  tema indicaron que varias de las compañías que se vieron forzadas a usar diésel han realizado inversiones adicionales para reducir sus emisiones, llegando en algunos casos a niveles similares a los que presentaban previo a los cortes desde Argentina.

Este punto siembra dudas a nivel privado, respecto de la intención que tiene esta fiscalización: mejorar la calidad del aire capitalino o engrosar la lista de clientes del GNL.

“Si bien tenemos una lista de diez empresas que están obligadas a usar gas natural, también hacemos el llamado al resto de las empresas a hacer esta conversión, porque el beneficio medioambiental es muy importante”, dijo Donoso.

Sobre la reducción de emisiones por parte de las firmas, el titular metropolitano de la Conama dijo estar abierto a una “nueva revisión” caso a caso.

“Si las empresas cumplen con la norma de emisión, se tendrá que discutir porque deben haber instancias en que las empresas puedan apelar”, puntualizó Donoso.

 

Comments are closed.