Cerca de US$ 400 millones requieren salmoneros para poner en marcha nuevo modelo productivo

Una vez que las salmoneras concluyan el difícil proceso de cierre de acuerdos de reprogramación con los bancos, deberán enfrentar un nuevo desafío: conseguir recursos frescos por cerca de US$ 400 millones para continuar implementando el plan sanitario que hará viable al sector en el largo plazo y luego, levantar financiamiento para capital de trabajo para poder retomar sus niveles de producción. El Diario Financiero, 06 de julio 2009.


Las firmas buscan distintas alternativas para financiar inversiones sanitarias.

Según precisaron en la industria, actualmente se requieren sobre US$ 2.000 de capital de trabajo para producir una tonelada de salmón, considerando los costos de mantención de los centros de cultivo, los sueldos de los trabajadores y el alimento para los peces, entre otros aspectos.

Así, explicaron que para que la industria recupere los niveles de producción de 650.000 toneladas brutas anuales registradas en 2008 -para 2009 se proyectan 400.000-, se requerirían sobre
US$ 500 millones de nuevo capital de trabajo de manera parcializada.

El gerente general de SalmonChile, Carlos Odebret, manifestó que las nuevas inversiones que deberá implementar la industria, para evitar la propagación de patógenos como el virus ISA, incrementarán en un 20% el costo de producción.

Por su parte, el presidente de la entidad gremial, César Barros, explicó que es importante que la industria recupere sus niveles de producción para generar mayores flujos y pagar sus pasivos, pues, agregó, se estima que el nivel de deuda actual del rubro asciende a
US$ 8 por kilo de salmón, versus los US$ 5 que bordea el valor en que se comercializa el mismo volumen de esta especie.

“Todo empieza a funcionar mejor cuando uno tiene filetes saliendo de la planta”, dijo Odebret, al respecto.

El representante añadió que una de las piedras angulares en el aumento paulatino de la producción será el cumplimiento de las normas sanitarias, cuya adhesión entre socios hoy audita SalmonChile. Sin embargo, advirtió que en el caso de las empresas que no son parte de la asociación, como  Trusal, éstas también deberán seguir las disposiciones ya que “las compañías dentro de un barrio serán fiscalizadas por sus propios vecinos”.

Bancos temen alza de provisiones

Pese a la necesidad de nuevos recursos que requiere la industria, la mayoría de los acuerdos de renegociación de pasivos no consideraron la inyección de nuevo capital. Esto explica el período de gracia que otorgaron los bancos para que las empresas puedan generar sus propios flujos para capital de trabajo.

Sin embargo, el gerente general de una salmonera señaló que, con el bajo nivel de producción que se proyecta para los próximos años, “es imposible que las compañías generen capital, ya que flujos van a dar sólo para pagar los intereses.” En vista de lo anterior, las firmas trabajan en mecanismos como aumentos de capital, donde Invermar comprometió uno por
US$ 15 millones, que le fue exigido como requisito para su reprogramación. Trascendió que Multiexport Foods habría comprometido una inyección de recursos por US$ 12,5 millones y la capitalización de una deuda por US$ 40 millones que la firma mantendría con filiales para reducir su leverage.

Asimismo, fuentes de la banca comentaron que las entidades financieras están muy interesadas en la vía del acuerdo, antes que dejar caer alguna empresa, pues no quieren aumentar -por ningún motivo-, su nivel de provisiones con el sector salmonero, las que hoy ascienden a US$ 400 millones.

 

Comments are closed.